El ministro de Seguridad de la Provincia, Carlos Oliver, se reunió con el intendente de Rosario de la Frontera, Gustavo Solís, con el objetivo de delinear las estrategias que se implementarán a partir de la instalación de 32 cámaras de seguridad en los próximos días, que servirán para reforzar diferentes cuestiones relacionadas al servicio de seguridad que se brinda en esa ciudad del sur provincial.
En este sentido, se acordó que la Policía será la encargada de monitorear las cámaras a través de un Centro de Coordinación Operativa, similar al que funciona en la capital y se instalará en la División de Seguridad Urbana de Rosario de la Frontera. El objetivo es obtener una mayor capacidad operativa y logística en las diferentes jurisdicciones de la ciudad y mejorar el tiempo de respuesta de la policía que demanda el ciudadano, con fortalecimiento del trabajo comunitario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora