Julieta Alvarez o July, como le dicen sus amigos, es una dulce y bella salteña de 25 años, nacida en Salta pero criada en Apolinario Saravia. Allí la llevó el trabajo de su mamá Celia, quien es docente del colegio secundario y directora del Bachillerato para Adultos de la localidad.
Al cumplir los 17 años, abandonó el norte y regresó a la ciudad para estudiar Comunicación Social en la Universidad Nacional de Salta. Sin embargo, su inquietud no pasa por los medios de comunicación tradicionales, sino por el trabajo en el campo de la educación y la comunicación popular. Un área que durante unos años estuvo abandonada pero que desde hace un tiempo se instaló nuevamente para trabajar con vecinos, estudiantes y diferentes comunidades esta pasión: la de abordar temas duros como la discriminación y la indiferencia desde lo lúdico y generar conciencia con un alto compromiso de los participantes.
July forma parte de la Escuela de Recreación Libre que funciona en La Minga, colectivo artístico y cultural ubicado en calle Luis Güemes al 1000.
Para contar sobre la actividad que la apasiona habló con El Tribuno.

¿De qué se trata tu actividad?
Lo mío es muy difícil pensarlo de manera aislada, por fuera del grupo de trabajo y de la construcción colectiva. Me apasiona la comunicación comunitaria como una alternativa a la comunicación masiva o comercial. Pensamos que cualquier persona puede comunicar, ya sea desde las palabras, las acciones y el cuerpo.
Así, los comunicadores actuamos como facilitadores, ya sea trabajando en los barrios, en organizaciones, en centros culturales y en donde haya gente que tenga algo para decir.

¿Por qué elegiste trabajar con la comunicación comunitaria o popular?
Hay toda una rama latinoamericana sobre estudios de comunicación popular y me interesa trabajar desde ese enfoque en Salta. Durante estos meses con la Escuela de Recreación venimos acompañando un seminario de educación popular, con invitados, trabajadores de la recreación de todo el país en donde "sentipensemos" el tema. Creemos que es una forma de empoderar a la comunidad.

¿Están instalados en algún barrio trabajando el tema?
Ahora estamos haciendo educación popular con la escuela de recreación dentro de Minga. En mayo comenzamos a dar talleres de recreación en el penal de jóvenes en conflicto con la ley.
Desde ahí me toca hacer recreación y comunicación. Recalco esto porque es importante la versatilidad del trabajo, la construcción colectiva y la oportunidad de aprender del otro.
Con la recreación encontré que hay una forma innovadora de comunicarnos, muchas veces lo que no se dice con palabras lo decimos a través del juego. Por ahora desde la escuela damos formación partiendo de que el proceso de aprender desde la comunicación y la educación popular es dialógico, aprendemos en conjunto. Eso está bueno porque motiva y humaniza.
Nosotros damos talleres en diferentes instituciones. Allí tratamos de jugar desde el respeto por la diversidad, escuchándonos y cuidándonos. Ahí tenés un montón de procesos de comunicación presentes.

¿Quiénes son los integrantes de la Escuela de Recreación?
Somos siete: Rocío Livelli, Fernanda Mussini, Germán Rittiner, Julieta Beltramino (quienes tienen formación en psicología), Nuria Maza (de Ciencias de la Educación), Luciano Mercado (recreólogo y profesor de Educación Física), Nicolás Cavandoli (también profesor de Educación Física) y yo, que soy comunicadora. Como se puede ver, el grupo es diverso, vamos intentando conjugar miradas, sentipensares y acciones a la hora de trabajar.

Me contaste que estabas trabajando con tu tesis, hablanos de ella...
Bueno, es un trabajo que hacemos con una compañera, Valeria Felice. Nace del trabajo sobre comunicación popular que ambas hacíamos, yo yendo a los barrios y ella dentro de la ONG Un Techo para mi País. Nos interesó analizar las motivaciones del trabajo voluntario de la juventud en Salta y, como decir Salta era muy amplio, empezamos a analizar los discursos y las experiencias de los jóvenes voluntarios de Techo y tratar de ver cómo esos discursos y acciones se pueden contrastar con las teorías de comunicación para el cambio social. Hicimos un trabajo de campo que ahora estamos sistematizando y debatiendo en nuestra tesis.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora