Una vez más la comunidad de San José de Metán, vecinos, autoridades e instituciones mostraron su solidaridad. Esta vez con la pequeña Luana Aguirrez, de un año y cuatro meses, que sufre graves secuelas luego de ahogarse en diciembre pasado en una pileta. La situación de la niña es muy complicada ya que no habla, no ve, casi no escucha y la movilidad de sus piernas y brazos es casi nula.
Su familia es muy humilde y reside en el barrio Los Laureles, al oeste de la ciudad.
Luego del accidente en la pileta y de encontrarse muy grave, Luana quedó con una encefalopatía hipóxico isquémica por ahogamiento, epilepsia sintomática y déficit sensorial.
"Teníamos amplio conocimiento de la situación de la niña, de sus necesidades y las de su familia. Por eso le venimos brindando asistencia con alimentos, materiales y una casa prefabricada que se está instalando en el terreno en el que habitan", dijo Sebastián Otero, Secretario de Gobierno de la Municipalidad.
La ayuda se brinda a través de la Secretaría de Acción Social de la Municipalidad, a cargo de Javier Reynoso, con la colaboración de Carlos Camino. También se hicieron gestiones a través del Ministerio de Salud de la Provincia y se consiguió un nebulizador y un aspirómetro que fue traído desde el exterior. "Además le construiremos una pieza para Luana, que es lo que recomiendan los médicos por sus patologías", dijo Otero.
Por otra parte, por gestiones de una vecina de Metán, una fundación le va a donar a la pequeña las botas ortopédicas que necesita. Otros vecinos donaron leche y alimentos.
La familia vive actualmente en una humilde casa prefabricada, con dos piezas de tres metros por tres metros.
luana metan 2.jpg
El padre de Luana, junto a funcionarios de la comuna.
El padre de Luana, junto a funcionarios de la comuna.
"Nos ayuda una tía que vive cerca porque nuestra situación es muy complicada. Yo trabajaba en un lavadero de autos hasta que mi hija se ahogó. Ahora tengo que ayudar a mi mujer por los cuidados especiales que necesita Luana y tenemos otra hija de 3 años", señaló Armando Aguirrez, padre de Luana.
El caso ya tomó estado público por lo que muchos metanenses comenzaron a movilizarse. "Desde la comuna nos dieron una casilla y estamos agradecidos con los vecinos de Metán", dijo Armando.
Luana necesita estar en una pieza en buenas condiciones, lejos de los contagios de cualquier enfermedad. Por eso la Municipalidad le va a construir una. "Por ahora estamos en una pieza de 3x3, pero ella necesita tener la suya, para preservar su salud. Es muy doloroso lo que nos pasa con Luana. Mi hija estuvo en terapia intensiva, al borde de la muerte, y la secuelas, pero queremos que esté lo mejor posible", destacó el hombre.
La pequeña necesita botas ortopédicas. "Está teniendo problemas en los pies porque casi no los mueve", detalló. Una vecina solidaria hizo las gestiones ante una fundación que las va a donar.
La niña necesita una alimentación especial, además deben nebulizarla permanentemente, por eso la llevan al hospital dos veces por día. La familia vive en un sector alejado del nosocomio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora