La Cámara Federal de la Ciudad de Buenos Aires realizó un informe lapidario por el accionar de funcionarios kirchneristas. Informó que, entre 2003 y 2015, algunas de las más notorias figuras K recibieron un total de 2.160 denuncias radicadas en el distrito por posibles hechos de corrupción. La expresidenta Cristina Kirchner es quien, de ese total, recibió la mayor cantidad, 419, seguida por su esposo, Néstor Kirchner, con 193; el exministro de Planificación Federal Julio de Vido, 117, y el exjefe de Gabinete Aníbal Fernández tiene 108.
"Profundizar la contención social de las familias en riesgo, garantizando subsidios al desempleo y asistencia alimentaria, consolidando una verdadera red federal de políticas sociales integrales para que quienes se encuentran por debajo de la línea de pobreza puedan tener acceso a la educación, la salud pública y la vivienda", fueron los ejes del discurso de Néstor Kirchner el 25 de mayo de 2003, al asumir como presidente.
Parte de su gobierno estuvo centrado en achicar las brechas sociales con una política que profundizó su accionar en esa dirección. Durante el gobierno de Cristina Kirchner, la idea se fortaleció otorgando un incremento en las partidas sociales.
Sin embargo, con el paso del tiempo, muchos de los funcionarios se olvidaron de esos conceptos y aprovechándose de la situación se convirtieron en millonarios a expensas del Estado y castigando a los más necesitados. Lo cierto es que los escándalos fueron una constante durante el kirchnerismo y, aunque la mayoría de ellos estalló durante la gestión de Cristina Kirchner, muchos se originaron durante el mandato de su esposo. A diferencia de lo ocurrido durante el menemismo, Néstor Kirchner en su gestión concentró todas las decisiones importantes. Muy pocas cosas se hacían sin consultarlo; es más, ninguna decisión se tomaba sin su aprobación. Podría decirse, al ver la sucesión de escándalos, que el régimen de las decisiones hiperconcentradas funcionó como una especie de asociación ilícita para la comisión de una serie indeterminada de delitos.
Curiosamente, el perfil político tenía el sello de un gobierno popular, pero las acciones -además de funcionar como una gigantesca caja- perjudicaron a los más necesitados.
Sin hablar de los casos más emblemáticos (Lázaro Báez, Cristóbal López, José López, Hotesur y otros) que movilizaron miles de millones de pesos, destacaremos los que perjudicaron a los más humildes (ver infografía en la página siguiente).
Largo listado
El plan Qunita que lo tuvo a mal traer al exjefe de Gabinete Aníbal Fernández, con sobreprecios incalculables, los trenes de Ricardo Jaime que le costaron al Estado una fortuna y que ya venían fallados, Fútbol para Todos, con actos corruptos por todos lados. Además de los aportes del Estado, la principal empresa auspiciaste entregó camiones que nadie sabe dónde están. La defraudación de la sociedad de Szpolksi-Garfunkel que recibía 40 millones de pesos mensuales por pautas publicitarias y no le pagaba a los empleados ni siquiera los aportes patronales.
Todo empezó con 42 millones de pesos pagados por el Estado a la Fundación Madres de Plaza de Mayo que no figuraban en su cuenta corriente bancaria; además, se efectuaron pagos por 156 millones a personas jurídicas no relacionadas con la gestión de las obras y los hermanos Sergio y Pablo Schoklender firmaron cheques a su favor y a sus empresas vinculadas (Meldoreke y Antártica Argentina) por montos millonarios. La última marca de esta metodología fue el descubrimiento de 16.000 sillas de ruedas abandonadas en galpones. Carlos Regazzoni, titular actual del PAMI, denunció millonarias estafas contra la obra social, y aseguró que "hay 22 causas penales, allanamientos y gente presa", además de advertir sobre "un mercado negro de medicamentos". Sin bien, recientemente se descubrió un hecho en Santiago del Estero, las autoridades estiman que también podría repetirse la situación en otras provincias.

Más de 6.000 recetas truchas en Santiago

El PAMI fue afectado en una operatoria con medicamentos. Entre julio de 2015 y febrero pasado, las farmacias de Santiago del Estero le facturaron al PAMI $154 millones por venta de insulina y tiras reactivas. Pero en la provincia solo hay 2.000 diabéticos insulinodependientes. Entre los supuestos afiliados que compraron los medicamentos hay personas fallecidas y jubilados que no padecen de diabetes.
Desde marzo pasado, el juez federal Guillermo Molinari y el fiscal del mismo fuero Pedro Simón, ambos de Santiago del Estero, tienen a su cargo dos expedientes en los que investigan las maniobras de la estafa.
En un country de Córdoba fue detenido el presunto "cerebro" de la organización criminal. Los detectives de la Gendarmería secuestraron numerosos troqueles de medicamentos. Uno de los 16 imputados es un empleado de PAMI en Santiago del Estero, quien retiró de la oficina 6.000 recetas que se sospechan habrían sido parte de la maniobra.
El titular del PAMI, Carlos Regazzoni, agregó: "Estas redes de corrupción son las que están llevando al PAMI al colapso. Vamos a dejar actuar a la Justicia para que determiné quién y cuánto robó".
Según fuentes judiciales, la tiras reactivas para medir el nivel de glucosa tienen un valor de $680. El PAMI cubre el 100% del costo. El año pasado, la obra social pagó a las farmacias de todo el país una cifra cercana a los $1.000 millones. En los medicamentos para los insulinodependientes, el PAMI tuvo que abonar en 2015 la cifra de $1.350 millones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Jose Alberto Perez
Jose Alberto Perez · Hace 1 mes

¡¡¡ cuando no echechurre (quiere ser el lanatita salteño: mercenario si lo hay), con sus notas generalizando o extendiendo la corrupción a la gestión anterior !!! ¿porque no hablas de la corrupción actual, donde todos los ministros tienen negociados con el gobierno o acaso néstor y cristina tenían cuentas ocultas en paraisos fiscales ?? porque no escribis de la corrupción que había en el Banco Provincial cuando vos eeras funcionarios de esa entidad y la fundieron con los préstamos solidarios, con los bonos salteños, etc?? das asco echechurre.

Se está leyendo ahora