*

La Corte salteña propone la creación de fiscalías penales exclusivas para adolescentes
De aprobarse el Régimen de Responsabilidad Penal para Niñas, Niños y Adolescentes propuesto por la Corte de Justicia de Salta, el sistema judicial de la provincia contará próximamente con fiscales penales juveniles. Estos funcionarios tendrían a cargo la investigación de los hechos y propondrían alojar a los menores de 18 años en institutos penales cuando sea necesario, entre otras medidas que consideren pertinentes.
Hace días el máximo tribunal envió al Senado provincial un proyecto de ley para modificar el sistema procesal penal para las causas que involucran a menores de edad. Mediante la iniciativa se busca llenar un vacío legal existente en Salta desde el 2011, cuando se reformó el código procesal penal para mayores.
La Corte de Justicia se encuentra a la espera de que el Poder Legislativo y el Ejecutivo le den el visto bueno al proyecto, que intenta dar más operatividad al sistema, además de poner en un plano de igualdad a los niños, niñas y adolescentes con respecto a beneficios de los que gozan los mayores de edad, con instrumentos como la mediación o conciliación.
De acuerdo a lo establecido normativamente, hay un año de plazo para que se arbitren los medios necesarios para la designación de fiscales penales juveniles, defensores oficiales y asesores de incapaces. Se estima que se necesitaría crear quince cargos para cumplir con las nuevas tareas.
En el primero de los casos se debe crear la función mientras que para los otros se tiene previsto ampliar la cantidad de cargos ya existentes.
El Régimen de Responsabilidad Penal para Niñas, Niños y Adolescentes contempla la actuación de jueces penales juveniles.
En este sentido se adelantó que el papel será ejecutado por los actuales jueces de menores, quienes deberán adaptar sus competencias a las facultades del nuevo sistema, entre ellas, las de decidir en base a lo propuesto o pedido por los fiscales.

La polémica

La actuación de fiscales como cabeza de la investigación previa al enjuiciamiento causó polémica al momento de modificar el Código Procesal Penal de mayores en 2011. Diferentes sectores plantearon duros cuestionamientos por el poder de decisión que se dejaba solo en manos de los fiscales y el potencial riesgo de que se pasaran por alto garantías constitucionales del debido proceso.
La adaptación de la reforma al régimen de minoridad, sin embargo, fue vista con buenos ojos por algunos de los actuales jueces de menores.
"Con el sistema nuevo, el fiscal determinará y pedirá o no la detención del menor. Nosotros nos convertiremos en jueces de Garantía y haremos lugar o no a esa detención en base a lo que propone y pide el fiscal", explicó a El Tribuno uno de los jueces de Menores del Distrito Centro del Poder Judicial. "La ventaja que existe con el sistema nuevo es que se hacen operativos los tratados internacionales dentro de un cuerpo legal que hoy no existe" aseguró el magistrado.
La Justicia de Salta cuenta con tres juzgados exclusivos de Menores, que funcionan en el Distrito Centro y están a cargo de Tatiana Dip (Juzgado Nº1); Silvia Bustos Rallé (Jugado Nº2) y Hugo Fernández (Juzgado Nº3). En el interior no hay juzgados exclusivos en la materia.
El procedimiento actual de las causas penales vinculadas con menores de edad supone la distinción entre inimputable (menos de 16 años) y responsables (de 16 a 18 años).
Las consultas se realizan al juez de turno y es él quien decide en ese momento si el adolescente queda detenido o bien si continúa bajo la protección de la familia.
En el sistema propuesto recientemente por la Corte de Justicia, los magistrados decidirán en base a lo solicitado por los fiscales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...