La lógica indica que un punto de partida (la premisa) puede contener como alternativa para el sujeto, dos términos que conducen a la misma conclusión. Pero eso se llama dilema.
En la Argentina laboral actual existe un dilema: el presidente Mauricio Macri veta por inoportuna para su política a la ley de la doble indemnización supuestamente a aprobarse o, como contiene el otro término del dilema, Macri exige que los gremios y los empresarios hagan una demostración potente: pactar una tregua breve de conservación del empleo.
Mientras la política de la Casa Rosada balancea estos componentes de su dilema, hay obstáculos para el abordaje del mercado laboral por parte de la educación, sea esta en su nivel medio, técnico o superior.
El impacto sobre el mercado laboral que produce la destrucción de empleo afecta también al que se educa.
El verdadero dilema termina en una pregunta:¿ cómo hace el Estado o los privados en los últimos cuatro meses para amortiguar la caída de la actividad y, en consecuencia, no sacrificar el empleo?.
Si cae el trabajo porque no se mueve el aparato productivo, ocurrirá un fuerte impacto en otro sector, el de los servicios, y entre ellos el de la educación.
Habrá una abstención en el sector educativo: no hacer contratos de aprendizajes, de carácter no obligatorios, rentados y viables, permitidos gracias a la ley de pasantías laborales.
Esa norma propicia que estudiantes de una técnica o disciplina vivan lo que será su oficio o profesión futura.
Si la empresa o el Estado ajustan su plantilla laboral, esa experiencia educativa, reveladora de mundos laborales nuevos y creativos para el alumno, será otra oportunidad educativa perdida en la sociedad del conocimiento. La coyuntura otra vez afectó a la educación y al más sensible a los ciclos económicos: las pasantías.
"La pasantía profundiza la valoración del trabajo como elemento indispensable y dignificador para la vida, desde una concepción cultural y no meramente utilitaria".
Ese principio educativo, figuró así escrito en la ley del 2008 que organizó un "sistema de pasantías educativas en el marco del sistema educativo nacional".
La caída de la actividad volatiliza las premisas básicas del contrato de aprendizaje al hacerlas, en algunos trabajos, que sean postergables. Así quedan en segundo plano los objetivos de aprendizaje urgente que tiene el pasante en su formación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora