La crisis de los frigoríficos

Matilde Fierro

La crisis de los frigoríficos

La situación de la industria frigorífica es precaria, ya que algunos establecimientos del interior han dejado de pagar la carga fiscal -contribuciones patronales, ART y en algunos casos no se ingresa IVA- y advierten que en el futuro tendrán que dejar de abonar la compra de hacienda para faena.
Así lo consignó en la 130 Exposición Rural de Palermo, Daniel Urcía, presidente de Fifra, la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas, al destacar que se encuentran en negociaciones salariales, que incide el "tarifazo eléctrico y de gas, además de la caída de volúmenes de actividad".
Urcía dijo que ciertos frigoríficos recurren al "diferimiento del pago de impuestos para cubrir el quebranto causado por el aumento de tarifa y salarial, la caída de faena, incremento en el precio de combustibles y la baja de los valores de sus productos, como el cuero, hueso y cebo", lo que se denomina en la jerga el recupero. Fifra representa el 35 por ciento de la faena bovina nacional y nuclea a más de 70 empresas (50 en Córdoba y 20 en Santa Fe), por lo tanto es una voz autorizada para reflejar la crisis del sector, que es una nueva alerta en los problemas que aquejan al campo. Las tarifas subieron en lo que hace a gas en algunas empresas de la industria ganadera hasta multiplicar por 20 veces, mientras que un frigorífico que faena 10.000 animales por mes pasó de pagar $400.000 de electricidad a $1.400.000 y para Urcía lo que intentan es "tratar de llegar operativos a fin de año". A su vez, los precios internacionales de la carne vacuna han bajado entre un 15 y 20% y "con costos internos en ascenso, nuestras empresas no son competitivas", precisó. Y agregó que un sector importante de la industria, en el que Fifra participa, cerraron un acuerdo paritario con la Federación Gremial del Personal de la Carne y sus Derivados para el primer semestre del año, "pero otro sector industrial no lo hizo y esta situación trae aparejada conflictividad social". Mientras que un reporte que se conoció esta semana, entre 2011 y 2015 cerraron 5.000 empresas que no podían exportar, la mayoría eran pymes que sufrieron las restricciones a las ventas al exterior y el cepo: los frigoríficos son los más perjudicados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia