Sorpresa, pero sobre todo temor fue lo que experimentaron pacientes, familiares y el personal del hospital "Juan Domingo Perón" de Tartagal cuando los desgarradores gritos de una mujer inundaron el acceso del nosocomio.
La curiosidad no se hizo esperar y todos se agolparon en el área de la guardia donde unas personas intentaban dominar a una joven que acompañaba sus alaridos con convulsivos movimientos del cuerpo y que hacían casi imposible mantenerla en pie.
La mujer, que reside en la zona norte de Tartagal, fue trasladada por familiares quienes, al mismo tiempo, pedían la ayuda de religiosos para "dominar el demonio que se apoderó de ella",
La chica, ya internada, seguía gritando pese a los esfuerzos de la familia y el personal de salud que la ubicaron en una cama del segundo piso y la medicaron.
Oraciones para buscar calma
Fueron los mismos familiares quienes aumentaron la angustia generalizada que dieron lugar a un sinnúmero de versiones al convocar a un pastor evangélico para, supuestamente, "sacar el diablo de su cuerpo".
El predicador intentaba calmarla con imposición de manos y plegarias a viva voz, que se escuchaban en los pasillos del hospital.
El panorama, en una noche fría y lluviosa como las que se registraron durante toda la semana, parecía una producción cinematográfica, ya que entre los gritos de la joven que no cesaban, el pastor invocaba a Dios, también a los gritos.
El miércoles, cuando los medicamentos hicieron efecto, la familia también convocó al párroco de la iglesia San Ramón, el sacerdote Luis Manco. "vine porque familiares de una joven me lo pidieron, pero tanto en la mañana como en la tarde estuvo profundamente dormida por efecto de los fármacos que le prescribieron los médicos. No pude verla", expresó el cura en uno de los pasillos al ser abordado por algunos periodistas.
La posible patología
Mientras se evalúa la posibilidad de un brote sicótico o esquizofrénico, ya que la mujer está en tratamiento psiquiátrico, la gente rumoreaba que podría tratarse de algún tipo de manifestación paranormal. Al respecto, el sacerdote Manco consideró que "a la gente le gusta hablar de estas cosas, de posesiones. Son manifestaciones que se confunden porque puede tratarse de un problema sicológico o siquiátrico que debe ser abordado por profesionales. Las señales de una posesión son muy difíciles de interpretar, mucho más que lo que la gente imagina o lo que mira en películas. Estos temas requieren de un análisis exhaustivo para determinar si se trata de alguna perturbación en la personalidad del paciente o si realmente se trata de una posesión diabólica. En las dos oportunidades que fui la encontré dormida", explicó .
Mientras tanto, la mujer sigue internada y algunos familiares se mostraron ofuscados con los periodistas que buscaban testimonios de lo que, según se supo, le sucede desde hace varios días.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ceci N
Ceci N · Hace 6 meses

Los sacerdotes son mas sensatos que la propia gente

franco gonzalez
franco gonzalez · Hace 6 meses

exactamente ,a los que habria que exorcizar es a los politicos que manejan intereses a su favor sin mirar al pueblo

ROSA aybar
ROSA aybar · Hace 6 meses

esta mujer lo que tiene es esquizofrenia , los demonios estan en el gobierno vestidos de trajes como uturbey


Se está leyendo ahora