La Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA), los gremios bonaerense y nacional de médicos (CICOP y FESPROSA) y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), entre otros, y varias organizaciones sociales ratificaron hoy "la jornada nacional de lucha" del próximo jueves, que incluirá paros y marchas, en demanda de diversas reivindicaciones.
En una conferencia de prensa ofrecida esta tarde en el Hotel Héctor Quagliaro de Moreno al 2.600, en la Capital Federal, los dirigentes sindicales y sociales explicaron los detalles y alcances de la medida de fuerza nacional en relación con las modalidades que adoptará cada sector para expresar "el descontento y malestar de los trabajadores frente a las medidas oficiales".
ATE ya anunció una huelga y movilización en todo el país en rechazo de "los despidos nacionales, provinciales y municipales"; la Asociación Agentes de Propaganda Médica (AAPM) y la Federación Nacional Docente (FND) también paralizarán las tareas y, la FESPROSA, realizará una "Marcha Blanca Nacional por la Salud" desde el Polo Sanitario de Córdoba con otras doce provincias.
La Confederación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) Histórica realizará una marcha nacional y algunas asociaciones de base del gremio paralizarán las actividades, a la vez que la protesta principal se producirá en la Plaza de Mayo porteña.
Los participantes rechazaron otra vez hoy "los despidos y suspensiones, los tarifazos y la criminalización de la protesta social" y exigieron "la reincorporación de los cesanteados, la inmediata reapertura de paritarias y el 82 por ciento móvil".
"El conflicto de la salud atraviesa el territorio argentino desde Ushuaia y Río Gallegos hasta La Quiaca, como en Santa Cruz, donde los profesionales iniciaron un paro por tiempo indeterminado. Mientras tanto, la CICOP -gremio bonaerense- también adhirió a las protestas del jueves porque la gobernadora María Eugenia Vidal no cumplió la promesa de reabrir la paritaria", indicó un comunicado.
La CICOP hará una huelga de 24 horas en los 80 hospitales bonaerenses, municipales y los centros de salud también en demanda de "mejoras de las condiciones laborales, el cumplimiento de los protocolos de prevención de la violencia, la designación de personal necesario, la reparación de los edificios con problemas de infraestructura y la resolución de la falta de insumos", puntualizó la vicepresidente del sindicato, Marta Márquez.
La organización exige un aumento salarial del 25 por ciento de piso, retroactivo a julio, y retomar las discusiones en octubre. En un duro documento, la CTA de Pablo Micheli enfatizó que "los ganadores de la política oficial son los grandes productores y exportadores del campo, la minería y la industria, los bancos, los acreedores externos y los especuladores", y sostuvo que el gobierno alienta "una reforma laboral totalmente regresiva", por lo que se pronunció por "un gran paro nacional en el corto plazo convocado por el conjunto del movimiento obrero" organizado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora