"Están todas las herramientas para controlar la frontera, aunque faltan recursos humanos y un poco más de tecnología". Con esta frase, Michael Tooley, un agente especial de la DEA que vive en la Argentina, describió la situación de la lucha contra el narcotráfico en la frontera entre Salta y Bolivia.
Tooley, de la agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos dedicada a la lucha contra el contrabando y el consumo de drogas (DEA), llegó a Salta junto al fiscal federal de Estados Unidos, Sean Torrientes, y el juez de Puerto Rico, Rosa Rivé, que vinieron para realizar una capacitación a jueces y fiscales salteños sobre lavado de activos, narcotráfico, crimen organizado y administración de justicia.
La situación de pocos efectivos de fuerzas de seguridad en la frontera norte ya había quedado evidenciada en una nota que publicó El Tribuno a fines de enero. Allí se daba cuenta de que en estos momentos hay 2.000 gendarmes en el límite con Bolivia, según confirmaron fuentes de esa fuerza. La Provincia había informado en 2009 que en el límite con Bolivia sumaban 2.800 los gendarmes.
Michael Tooley AGENTE DE LA DEA "Están trabajando bien. Les faltan cosas como falta en todos los países, entre ellas recursos humanos. Todos sabemos que es una frontera abierta, y el crimen es organizado y de avanzada", dijo el agente en su visita a Salta.
El achique de recursos humanos se da en un momento en el que no deja de avanzar el crimen organizado.
Consultado sobre qué piensa del trabajo que se hace en la frontera, el agente Tooley dijo: "Están trabajando bien. Les faltan cosas como falta en todos los países, entre ellas recursos humanos".
Y agregó: "Todos sabemos que es una frontera abierta, y el crimen es organizado y de avanzada y está haciendo cosas para las cuales no se estaba preparado".
Tooley afirmó que hace un año y medio que está trabajando en Argentina. "Estamos aportando la experiencia y todos los recursos para ayudar a la policía, jueces y fiscales locales", aseveró.
El fiscal Sean Torrientes destacó la apertura para buscar ayuda afuera del país. "Estoy bien impresionado por el interés de las autoridades en encontrar soluciones al problema del crimen organizado, que sigue mutando", señaló, al tiempo que indicó que para combatir las drogas y el crimen organizado, hay que "hacer unidades especializadas y tomar las medidas necesarias. Tener herramientas legales y tecnológicas para combatirlos".
Sean Torriente FISCAL FEDERAL DE EEUU "En Argentina vemos que subió el consumo y el narcomenudeo. En otros países vimos que por eso viene el crimen organizado, porque los narcos más grandes tienen mercado", señaló el fiscal a El Tribuno.
Sobre este punto, también se explayó el agente de la DEA, quien dijo que hay que trabajar en grupos de policías y tiene que haber contactos entre las fuerzas federales y las provinciales.
Tanto el agente como el fiscal contaron que en Estados Unidos el sistema judicial es distinto al argentino. "En Estados. como agente especial de la DEA puedo manejar mi propio caso. Tengo la libertad para empezar a hacer seguimientos, vigilancia, para hacer todo tipo de trabajo de campo, sin que el fiscal sepa lo que estoy haciendo", señaló el agente en Argentina, al tiempo que afirmó. "Si necesitamos hacer allanamientos, ahí reportamos al fiscal para que le pida al juez una orden".
En tanto que el fiscal norteamericano dijo que no importa quién esté al frente de la investigación, sino que se trabaje en conjunto con la policía y el fiscal correspondiente.

La relación de la Agencia con el país

Destacan el giro tras la llegada de Mauricio Macri a la presidencia. De acuerdo a lo que contó el agente Michael Tooley, la DEA tiene oficina en Argentina desde 1989.
Desde que en 2011 hubo un incidente con un avión militar estadounidense, al que el entonces canciller Héctor Timerman ordenó requisar, las relaciones entre Argentina y las agencias de inteligencia norteamericanas quedaron totalmente frisadas. De hecho, estos momentos solo hay dos agentes especiales de la DEA en el país, más un agregado de la embajada y un analista informático.
A ellos se suman algunos administrativos. Años atrás, eran más de seis los agentes especiales.
Tooley reconoce que el triunfo de Mauricio Macri trajo otros aires en la relación con Estados Unidos. Al extremo de señalar que ahora tienen la venia de Barack Obama para ayudar en toda a la Argentina.
Hoy en día, la DEA tiene relaciones con varias provincias. Entre ellas, Salta, La Pampa, Formosa, San Luis, Mendoza, Córdoba, Corrientes, Jujuy y Buenos Aires.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Jacinto Martinez
Jacinto Martinez · Hace 7 meses

La DEA fracasó en todos los países latinoamericanos en la lucha contra el narcotráfico, léase Colombia, México, etc. al contrario generó mas violencia, son unos vende humos. Hay que mandarlos a controlar y repeler el ingreso de cocaina y otra drogas que entran a eeuu. EL MAYOR CONSUMIDOR DE DROGAS DEL MUNDO!!!!

clon clon
clon clon · Hace 7 meses

HABEMOS MUCHOS QUE NOS GUSTARIA AYUDAR A COMBATIR ESTE FLAGELO


Se está leyendo ahora