La no reducción del 5% de las retenciones a la soja afectará a productores del norte argentino que con esa merma duplicarían el margen neto y tendrían rentabilidad para vender a más de mil kilómetros de los puertos del Gran Rosario. Así surge de un estudio realizado por el economista jefe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Julio Calzada, y las especialistas Emilce Terré y Sofía Corina.
El Gobierno anunció que la prometida rebaja del 5% en las retenciones en 2017 no se podrá aplicar, pero dijo que desde 2018 aplicará una disminución de medio punto mensual. Analizaron en campos ubicados a 100, 300, 700 y 1.150 km de las terminales portuarias del Gran Rosario, como impactaría bajar o no bajar las retenciones.
"Vimos que en el NOA y en localizaciones cercanas a los 1.000 km, reducir apenas el 5% las retenciones generaría que casi se duplique el margen neto del productor", manifestaron. ​ El costo fiscal de bajar las retenciones del complejo sojero del 30% al 25% en soja podría ser de $16.685 millones, para la BCR. Esa cifra representaría el 0,7% del total de la recaudación esperada del Gobierno Nacional para el 2016 y el 1,6% de la recaudación conjunta prevista para el 2016 de los dos principales impuestos nacionales. "Nos referimos a IVA y Ganancias, cuya percepción conjunta para el corriente año hemos estimado en 1.075.000 millones de pesos", dijeron en el informe.
Ocurre que "la decisión del Gobierno en diciembre de 2015 de eliminar retenciones significó resignar recursos por cerca de $ 42.000 millones para el 2016". "Esta cifra podría representar el 1,9% de la recaudación nacional estimada para el 2016 y el 4% de la recaudación esperada de IVA y ganancias", añadieron.
En el reporte se simuló la situación de cuatro tipos de productores, con campos ubicados a 100, 300, 700 y 1.150 km de las terminales portuarias del Gran Rosario, desde donde se despacha casi el 80% de las exportaciones nacionales de granos y derivados. Quimilí (Santiago del Estero) está ubicada a 710 km del Gran Rosario, Resistencia a 712 km y la ciudad de Santiago del Estero a 754 km.
"Cualquier campo en esa zona podría responder al análisis que hemos realizado; por otra parte, Joaquín V. González en Salta, una excelente zona productora, está localizada a 1.150 Km de los puertos rosarinos. En los cuatro casos vieron los márgenes brutos y netos que se registrarían en dos situaciones: a) con precios al productor a cosecha –mayo 2017- con retenciones del 30% (Situación Actual) y b) con los posibles precios a cosecha que regirían si el Gobierno cumple con la promesa de reducir un 5% los DEX.
"Si se reduce el derecho de exportación de la soja del 30% al 25%, los precios a cosecha (mayo 2017) que recibiría el productor podrían subir unos 20 US$ la tonelada. Esto implicaría una suba del 7,6% respecto de los actuales precios a cosecha (con derechos de exportación del 30%)", indicaron. Con DEX (derechos de exportación) del 30% en los campos alejados de Rosario (700 y 1.150 km), el flete camionero tiene un peso negativo realmente relevante.
En el caso de los campos a 700 km del Gran Rosario, el flete largo se lleva el 22% del total de los costos de implantación y en el establecimiento localizado en Joaquín V. González (Salta) a 1.150 km de Rosario, este porcentaje es mayor y aún más gravoso: el 27% de los costos de implantación se lo lleva el flete largo. Mientras que en cambio, a 100 km de Rosario ese peso es de apenas el 12% del total de costos.
Un campo a 100 km del Gran Rosario con DEX del 30% obtiene casi 7 veces el margen neto que lograría una hectárea similar en J. V. González en Salta. "Si se reduce el derecho de exportación de la soja del 30% al 25%, los precios a cosecha (mayo 2017) que recibiría el productor podrían subir unos 20 US$ la tonelada, pasando de 247,16 US$/tn a 265,91 US$/tn", concluyeron. Esto implicaría una suba del 7,6% respecto de los actuales precios a cosecha (con DEX del 30%).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora