Los defensores de los cuatro imputados en el juicio que se le sigue al ex juez federal y de Ejecución de Salta, José Antonio Solá Torino, acusado de haber cobrado una coima para levantar una orden de captura contra un narco, alegaron hoy y pidieron la absolución.
El primero de los abogados en alegar esta tarde fue Matías Adet, quien defiende a las imputadas Graciela Ferreyra y Gabriela Vázquez, madre e hija, para las que pidió la absolución, aunque hizo requerimientos subsidiarios.
Adet consideró que "no se ha podido acreditar hasta acá el delito que se les imputa" a las dos mujeres, y realizó un relato mediante el cual trató de rebatir los argumentos de la acusación fiscal, que la semana pasada pidió penas de cuatro y diez meses y de cuatro años y seis meses para sus defendidas, respectivamente.
Luego hizo lo propio Oscar del Campo, que es el defensor oficial de Héctor Salazar, quien planteó la nulidad de las escuchas telefónicas, también pidió la absolución y, subsidiariamente, solicitó la pena mínima por el delito de cohecho pero en grado de tentativa.
Por su parte, el letrado Horacio Morales, defensor de Solá Torino, planteó también la "ilegalidad e irregularidad" de las escuchas, y pidió la aplicación de la Doctrina de la Regla de Exclusión Probatoria para las mismas.
De esta manera, requirió que se excluyan las escuchas telefónicas y todas aquellas pruebas que sean consecuencias de las mismas.
Para Morales, "el ofrecer y recibir" una coima en este caso "no están probados", y "no existen elementos suficientes" para que Solá Torino sea condenado.
"Esta defensa tiene plena convicción que no hubo delito que haya cometido mi defendido", expresó el defensor, quien solicitó la absolución lisa y llana, y de manera susidiaria la absolución por el beneficio de la duda.
Finalmente, señaló que en caso que el tribunal considere la posibilidad de una pena, se mantenga el estado de libertad hasta que la misma quede firme.
Tras los alegatos, el tribunal dio paso a las réplicas de las partes y se estableció el 8 de marzo, a las 8, como fecha para la próxima audiencia, oportunidad en que se podrán escuchar las últimas palabras y el veredicto de los jueces.
La semana pasada, los representantes del Ministerio Público solicitaron la pena de nueve años de prisión para Solá Torino, además una multa de 90.000 pesos por considerarlo autor del delito de "cohecho pasivo agravado por ser un juez de la Nación".
En tanto, para Salazar pidieron cinco años y dos meses de prisión, más una multa de 40.000 pesos, al considerarlo partícipe necesario de "cohecho activo".
El juicio, que comenzó el 3 de noviembre pasado, está a cargo de los miembros del Tribunal Oral Federal de Salta, Marta Liliana Snopek, Federico Santiago Díaz y Gabriel Casas.
De acuerdo a la investigación, el narcotraficante Miguel Farfán, que no se presentó en este juicio y por ello fue declarado en rebeldía, estaba relacionado con Zalazar, quien a través de Ferreyra y Vázquez, su hija, tenía acceso al despacho de Solá Torino y gestionaron la coima.
En el marco de este juicio se analizaron más de 200 comunicaciones telefónicas entre los imputados y el ex juez, destituido por mal desempeño de sus funciones.
Farfán había sido condenado en 1999 por narcotráfico y estaba prófugo desde 2003, cuando egresó con una salida transitoria y no regresó.
En el marco de las escuchas, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) advirtió que Farfán, Salazar, Ferreyra y Vázquez conversaban constantemente de las gestiones realizadas ante "El Gordo" para dejar sin efecto la orden de captura que recaí¬a sobre el primero.
Farfán manifestó que ya estaba cansado de las distintas exigencias del tal "Gordo" y lo identificó como Solá Torino, juez de Ejecución de Sentencia, a quien dijo que le había pagado para el levantamiento de su captura.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


· Hace 9 meses

Toto querido nueve años pasan rápido y en una de esas te beneficias con una salida transitoria y no volves mas. Noventa lucas no es la gran guita pagalas


Se está leyendo ahora