"No es exagerado pensar que el mundo futuro dependerá alimentariamente de nosotros". La frase, que suena optimista, la pronunció el médico veterinario Céltico Rodríguez, quien a lo largo de una minuciosa exposición demostró que lo que sonaba exagerado está perfectamente fundamentado en la evolución poblacional del mundo, el aumento del consumo de alimentos y el enorme potencial de expansión productiva que ofrecen Argentina y Brasil.
Rodríguez compartió su exposición con el economista y docente universitario Julio Moreno, en una nueva edición de los espacios de debate de "Salta en un mundo en cambio" que se celebró en el auditorio del diario El Tribuno la noche del martes.
Ese potencial incluye a Salta y le asigna un rol protagónico en el proyecto productivo del Mercosur. Nuestra provincia tiene una superficie apta para la ampliación de los cultivos equivalente a dos veces el territorio de Tucumán: 5.300.000 hectáreas. Sin embargo, harán falta un cambio de rumbo, que hoy al menos está anunciado; una decisión política, en la que están puestas las expectativas, y un compromiso fuerte de las empresas y del Gobierno provincial.

Asimetrías

"Las asimetrías nos colocan en situación límite. Existe una fractura abismal en lo económico y en lo social con respecto a la región central. Somos dos países, con realidades contrapuestas (asimétricas) y perspectivas futuras que tienden a profundizar las diferencias", afirmó Moreno.
Entre la realidad y las expectativas, media el compromiso. Entre los presentes se encontraba el presidente de la Sociedad Rural Salteña, Ignacio Lupion, quien hizo una reflexión categórica: "Somos una provincia agropecuaria y necesitamos las condiciones básicas para contar con previsibilidad a largo plazo", dijo el empresario rural. Y recordó: "La producción de un novillo engendrado durante la presidencia de Cristina Kirchner se desarrollará durante el mandato de Macri y culminará después de 2019". Los tiempos del campo son biológicos y, por lo tanto, inexorables.
El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Javier Montero, quien concurrió acompañado por el secretario de Agricultura, Elio Aguilera, aseguró que "existe la firme decisión del Gobierno para unir esfuerzos y voluntades y trabajar con firmeza para aprovechar esta oportunidad para el desarrollo.

El escenario mundial

Las señales del mundo son alentadoras para Salta. Céltico Rodríguez definió que los desafíos consisten en “mejorar los indicadores nutricionales y exportar alimentos seguros al mundo”.
El crecimiento de la población mundial supone demanda masiva de alimentos. Entre el año 1050 y 1850 la humanidad creció de 300 millones a 1.000 millones; en 1950 alcanzó los 2.500 millones y se estima que para 2050 llegará a entre 9.000 y 10.000 millones. “En este siglo el mundo demandará la misma cantidad de alimentos que consumió en los últimos diez mil años”, afirmó el experto. Cada año se incorporan al consumo más de 40 millones de chinos; en la India, la clase media ya abarca al 40% de la población. Para esa demanda que seguirá aumentando, solo el Mercosur, Canadá y Estados Unidos aparecen como exportadores netos de alimentos. La Argentina produce diez veces la cantidad de alimentos que necesita y está en condiciones de llegar a incrementar un 70% en pocos años. Europa, China, Asia central y Medio Oriente, Africa, el Caribe y México son netos importadores de alimentos.
Pero la posibilidad de un salto cualitativo para el desarrollo requiere “salir de la inercia”. Moreno señaló que en el mundo “el sistema productivo agroalimentario está cambiando, basándose en el desarrollo de cadenas de valor”. La nueva agricultura es integrada, con producción diferenciada, manejo del riesgo, de la información y gestionada por productores independientes. Los productores salteños deben adecuarse a estándares internacional de calidad, embalaje, transporte y puntualidad.
Entre 1995 y 2007, que es el período de explosión de oleaginosas y cereales en la región central, la superficie cultivada de Salta creció de 584 mil ha a 1.612.000 ha. En ese mismo período, el rodeo bovino aumento de 381.000 cabezas a 1.024.000. Desde entonces, el crecimiento se detuvo.
La parálisis coincide con el comienzo de la vigencia del ordenamiento territorial, que prohibió los desmontes. Hoy, que la Argentina se imagina “supermercado del mundo”, el horizonte parece insinuar un cambio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 23 días

ccc

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 23 días

Quienes no poseen dinero, tampoco tienen trigo. Quienes poseen dinero, también tienen trigo. Los primeros pasan hambre mientras los segundos compran flores. Por eso es que 6 míseros tulipanes cuestan lo que casi 200 kilos de trigo y resulta más fácil venderlos que al trigo.


Se está leyendo ahora