La actividad económica registraría este año una caída promedio de 2,1 por ciento, según estimó un informe de la consultora Economía & Regiones (E&R), que prevé para 2017 un repunte de "entre 2,5 y 3 por ciento".
"El primer año del mandato de Cambiemos ya no contribuirá positivamente al crecimiento económico, porque presentará tanto contracción del PBI real como caída del PBI per cápita", señaló la consultora.
De acuerdo a sus estimaciones, el Producto Bruto Interno (PBI) en 2016 "registraría una contracción promedio de 2,1 por ciento con caídas de nivel de actividad que irían suavizándose mes tras mes en lo que resta del año".
"Es decir, el cuarto trimestre sería menos malo que el tercero; y el tercero habría sido menos malo que el segundo; que habría sido el peor de todo el año", destacó.
La consultora proyectó que el PBI "registraría una expansión promedio de entre 2,5 y 3 por ciento en 2017, fundamentalmente impulsado por la obra pública, el consumo (reparación histórica a los jubilados) y en menor medida las exportaciones, que se verían favorecidas por una mayor cosecha, y un Brasil no tan malo".
En este marco, el informe precisó que, según el proyecto de Presupuesto 2017, la obra pública "será la clave para revertir la recesión y lograr que el PBI registre una variación positiva en 2017".
Al respecto, puntualizó que en el proyecto se prevé que "el gasto en capital (+32,1%) crecerá más que el gasto corriente (+21,2%)".
Según el análisis, la expansión de la obra pública serviría principalmente para generar un rebote del nivel de actividad en 2017, pero sería ineficaz para impulsar un crecimiento en serio con aumentos importantes y sostenidos del PBI per cápita como necesita nuestro país, porque le pone un techo bajo a la inversión privada".
"¿Por qué? Porque el déficit fiscal y la obra pública serían financiadas con deuda" y "el sistemático aumento del nivel de endeudamiento impacta negativamente en la inversión privada", planteó.
Según su visión, "lo más probable es que el PBI continúe atado al ciclo político, con años impares (electorales) en los cuales el nivel de actividad registra un rebote y años pares (poselectorales) en los cuales el sistema macroeconómico ajusta pagando la cuenta de la política fiscal no sustentable del año anterior".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Nacho Man
Nacho Man · Hace 1 mes

jajajajaa


Se está leyendo ahora