La edición impresa de diario La Nación no salió a la calle

13-06-2012 - Debido a un conflicto gremial con los trabajadores gráficos

La edición impresa de diario La Nación no salió a la calle hoy debido a un conflicto gremial con los trabajadores de gráfica.

El delegado gremial de los trabajadores gráficos del diario, Walter Ibáñez, denunció haber recibido “persecuciones y amenazas” por parte de las autoridades de la empresa, por el conflicto gremial en la planta impresora de ese matutino.

Ibáñez aseguró que el área de recursos humanos de La Nación le notificó que la empresa iniciaría una “demanda penal” acusándolo de “sabotaje” y que solicitará su “desafuero” como delegado gremial ante la justicia laboral.

“Me informaron, por intermedio del gerente de Recursos Humanos, que me iniciarán un juicio penal acusándome de sabotaje y que pedirán que me saquen los fueros” que le asisten como delegado gremial, afirmó el dirigente.

En ese sentido, sostuvo que “me acusan de sabotaje, adjudicándome haber provocado un perjuicio a la empresa con la rotura de máquinas, que según ellos, originó que el sábado pasado se retrasara la salida del diario”, explicó el delegado.

Lo que dice la empresa

Por su parte, la empresa editora emitió un comunicado que expresa textualmente:

La Nación informó a sus lectores, anunciantes y a la opinión pública en general que en el día de la fecha se ha visto imposibilitada de imprimir y distribuir el diario, como consecuencia de una medida de fuerza tomada por personal gráfico en su planta impresora.

Dicha medida fue tomada de manera intempestiva e ilegal por un grupo de trabajadores al cierre de la jornada de ayer como continuidad de otras acciones de sabotaje ocurridas durante el pasado fin de semana. Las mismas originaron importantes demoras en la distribución de las ediciones de los días sábado y domingo generando perjuicios a nuestros lectores, anunciantes, distribuidores y vendedores, además de causar daño patrimonial sobre bienes de la empresa. En el interior del país, el diario llegó extremadamente tarde, se entregó incompleto o directamente no se entregó.

Cabe mencionar que estos hechos repudiables e injustificables se dan en el marco de una negociación de paritarias en la que la empresa ha hecho el máximo esfuerzo para satisfacer las demandas gremiales, ofreciendo un incremento salarial “de bolsillo” superior al 25%, rango que se ubica muy por encima del incremento propuesto por la cámara que nuclea al sector (AEDBA).

Confiamos en que las autoridades competentes intervengan prontamente para resolver esta situación y que el personal involucrado deponga su actitud, que pone de manera irresponsable en serio riesgo las fuentes de empleo de los casi 1000 trabajadores del diario La Nación.

La empresa reitera su voluntad permanente de diálogo y su flexibilidad para encontrar alternativas negociadas en un marco de respeto y entendimiento. Más allá de tratarse de un hecho ajeno a nuestra voluntad, La Nación lamenta los perjuicios que esta situación ocasiona a todos aquellos que se ven afectados de manera directa o indirecta.
 

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te Puede Interesar

Comentá esta noticia