Otra vez los peregrinos se llevaron la mayor ovación del público. Cientos de salteños, ubicados atrás de las vallas que se pusieron para ordenar la entrada, esperaban con ansias la llegada de los fieles a la Catedral. La emoción se hizo presente en cada uno de los asistentes, que recibieron a los devotos con aplausos, lágrimas y gritos de aliento.
A caballo, a pie o en bicicleta, fueron llegando a partir de las 10 miles de peregrinos de distintos puntos de la provincia al templo del Señor y la Virgen del Milagro. En una cálida ceremonia de recepción, a cargo del padre Carlos Gamboa, los contingentes eran invitados a ingresar a la iglesia. De este modo, durante más de cuatro horas, cada uno de los fieles que llegaron desde localidades lejanas para participar de las celebraciones del Milagro desfilaron por la Catedral Basílica para ver las imágenes.
El clima que se vivía era de fiesta, amor y unión. A los devotos poco les importaba el cansancio, que se evidenciaba en sus rostros, ya que llegaban cantando, tirando agua, saltando y bailando a las puertas de la iglesia.
Pero el ingreso al templo fue otro asunto. La serenidad que propone el edificio parecía que se posaba en sus cuerpos y esa alegría se transformaba en lágrimas. Era como si los peregrinos descargaran todo el peso que llevaban en sus hombros y quedaran desnudos ante el Señor y la Virgen del Milagro.

Historias de peregrinos

Los que realizan la peregrinación cuentan que la caminata tiene distintas etapas. Hay una parte en la que se siente dolor y cansancio. Entonces surgen las ganas de dejar, de abandonar. Después viene la relajación, y ahí nace la alegría.
Sergio Guantay tiene 36 años y es parte del Fortín Nuestra Señora del Rosario. Es uno de los fieles que llegó a la Catedral a caballo desde Cafayate. "El viaje es muy lindo y más si uno viene con mucha fe. Es muy emocionante llegar a la Basílica y ver el recibimiento de la gente", relató Sergio con lágrimas en el rostro.
Mateo Díaz llegó a caballo a la ciudad de Salta, también proveniente de la localidad de Cafayate. Tiene 19 años y hace ocho que participa de las peregrinaciones. "Desde chiquito que vengo. Hice una promesa por mi mamá que está enferma. Se siente mucha emoción cuando te recibe la gente", expresó.
Rodolfo Quipildor vive en villa Los Sauces y hace dos años que peregrina. Este año decidió participar y partió desde Brealito, en Molinos. "Es largo el camino pero es lindo cuando uno llega a la Catedral, después de cinco días caminando. Salimos de Brealito unas 80 personas pero a lo largo del camino se van sumando más fieles y llegamos a ser más de 300", contó Rodolfo. Y agregó: "Hago esta caminata por mi papá y mi hermano que estaban enfermos y desgraciadamente fallecieron los dos, pero sigo teniendo fe en el Señor y la Virgen del Milagro".

Fieles al Milagro

Severo Báez es reconocido por el tradicional desentierro del carnaval que se realiza en su casa. Esta vez participó de las festividades del Milagro al dedicarles una copla a los peregrinos que llegaban. "Hace seis años que estoy en la recepción a los peregrinos. Estoy contento porque ahora está llegando mi hijo desde Brealito y yo soy casi lugareño de ahí", manifestó Báez. Y continuó: "Sumarse a una fiesta como esta significa darles fuerza a todos aquellos campesinos que vienen caminando para que la tierra les ayude".
El padre Sergio Chauqui trabaja desde hace diez años en los barrios San Ignacio, Norte Grande, San Francisco Solano, San Benito, Convivencia y Fraternidad. Este año decidió llevar la imagen de la Virgen María para peregrinar a Seclantás, donde todavía no tienen una iglesia. "Hacemos la misa en la calle y es por eso que caminamos con la virgen pidiéndole que toque el corazón de alguien que nos dé un aventón para comenzar a construir el templo", expresó el sacerdote.
El religioso finalizó su relato con una reflexión: "La gente, cuando camina, trae un por qué y en la fe tiene la respuesta para poder seguir y avanzar".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Agustin Eduardo Pizarro Navarro

Basta de tanta BLASFEMIA, por favor y háganse cargo de los pobres animales.

COSME FULANITO2
COSME FULANITO2 · Hace 10 días

Seria emocionante que los peregrinos cuando vuelvan a sus hogares se lleven los perros q vinieron con ellos... Es triste ver como quedan abandonados en el centro Mucha fe para caminar kms de distancia pero poca consideracion hacia los animales...es lamentable

Se está leyendo ahora