La escuela de educación especial Evita estrenó el miércoles su nuevo edificio ubicado en la intersección de la calle San Martín y el pasaje Nuestra Señora del Carmen, donde estaba el antiguo edificio que ocupaba la institución y que tuvo que ser demolido por su graves problemas estructurales.
Las nuevas instalaciones cuentan con dos aulas de nivel inicial con patio, mástil, baños y accesos propios a ese sector. Otras cinco aulas para los otros grados, dos salas de estimulación temprana, dos gabinetes, una sala de computación y sectores de administración. Tiene un salón multiuso, dos aulas de talleres y una cocina. A la escuela Evita concurren actualmente 102 alumnos con distintas patologías. Otros 69 se encuentran integrados en escuelas comunes, en los distintos niveles.
Desde 2011 la institución estuvo funcionando en un inmueble alquilado, luego de los problemas que tuvo el viejo edificio. "Esta nueva escuela es un sueño cumplido para toda nuestra comunidad educativa. Tenemos que agradecer a muchas personas y a autoridades municipales, provinciales y nacionales que hicieron posible la construcción de este nuevo edificio que hoy estrenamos", dijo Zaida Arzelán de Vallaro, directora de la escuela.
El edificio es muy moderno en diversos aspectos. Cuenta con senderos para no videntes y disminuidos visuales en el interior y en las veredas de acceso. Todas las puertas poseen cerraduras antipánico y los baños están adaptados a las distintas necesidades de los niños especiales. Además tiene instalado un moderno sistema de timbre con luces para los sordos e hipoacúsicos, en los que se indica los horarios de recreo, salida y almuerzo.
Faltan todavía algunas cosas, como el comedor, ya que hoy los chicos tienen que comer en la cocina. Tampoco hay salón de actos. "Esperamos ir corrigiendo y mejorando de a poco. La nueva escuela es un paso importante", dijo la directora.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora