Los docentes no salían del asombro al enterarse de que tres chicos de 12 años de un barrio periférico fueron los autores de serios destrozos en la escuela especial 7056 Madre Teresa de Calcuta, de El Carril.
En menos de diez días el establecimiento sufrió tres ataques en los que estropearon y desarmaron todo. Pintaron las paredes, rayaron las pizarras, patearon las puertas y escribieron sobre algunas paredes. No quedó nada en pie porque desparramaron los recursos didácticos en el piso. Lo llamativo fue que no sacaron ningún elemento, se fueron y dejaron abiertas las puertas de ingreso.
"Sentimos mucha tristeza, estamos impactadas por el grado de violencia que estos chicos produjeron en estos ataques. Ya nos enteramos de que se trata de menores de 12 años. No sé qué pasa por la cabeza de los niños y quedamos shockeadas", contó a El Tribuno la directora, María Cruz.
Frente a esta realidad y más allá del saldo de los daños, la maestra se comprometió a trabajar para recuperar a esos niños. "No puedo decir mucho. Nos hemos reunido con la policía y el municipio para apoyar a las familias de estos chicos de condiciones vulnerables. No podemos castigarlos, sino ayudar a los que lo necesitan. Algo pasó por sus cabecitas para hacer semejante daño, pero pueden y deben ser recuperados. Como sociedad tenemos ese compromiso", remarcó.
Las marcas de los calzados aún son visibles en paredes y puertas. Los menores que ingresaron tomaron el té y gaseosas en las aulas. Fue el domingo y el lunes en la noche, tras un primer ataque hace diez días.
"Este daño no se entiende porque hubo saña, teniendo en cuenta que es una escuelita para chicos discapacitados", dijo consternada una de las docentes.
Al establecimiento concurren alrededor de 150 chicos, entre los 4 y 12 años en el nivel primario. Y en otras sedes atienden a jóvenes discapacitados de 14 a 22 años. Funciona desde hace seis años a un costado de la escuela primaria Pacheco de Melo. Su espacio de contención y de participación es conocido por el esmero de sus docentes para sacar adelante a los chicos que concurren.
Desde la Policía se supo que el juzgado de menores interviniente pedirá el apoyo de la comuna en la asistencia social al grupo familiar de los chicos y el gabinete psicopedagógico de la Escuela Especial fue ofrecido para la asistencia de estos tres menores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora