Con la llegada de las nuevas tecnologías en los últimos años, el uso de las TIC sigue siendo un tema de debate en el sistema educativo.
Todavía cuesta borrar la línea tajante que divide la enseñanza tradicional de la actual y desde el Ministerio de Educación se exige complementar el material de estudio con herramientas propias de la era en la que vivimos.
La escuela San Leonardo Murialdo, ubicada en el barrio Arturo Menú, al norte de la Ciudad Termal, atraviesa uno de sus mejores momentos institucionales ya que a través del proyecto Aula Digital Móvil (ADM ) han logrado aumentar el presentismo en las aulas y sobre todo, despertar el interés en aquellos alumnos con bajas notas.
ADM es un programa nacional del Ministerio de Educación para escuelas primarias en el que se permite complementar el trabajo áulico con las nuevas tecnologías, ya que cuenta con 30 netbooks con una gran variedad de programas, un servidor, un proyector, pantalla digital e impresora.

Una enorme importancia

Maria Elena Checa, coordinadora del proyecto en la institución, expresó la importancia del mismo.
"Los alumnos de sexto y séptimo grado recibieron primeramente una capacitación para que aprendan en qué consistía este carrito y sus beneficios para poder aplicarlos en el aula. Lo destacable es que ellos ahora les enseñan a los alumnos de los grados más bajos, inclusive a los chiquitos de Nivel Inicial, por lo que también actúan como formadores", dijo la docente a El Tribuno.
"Funciona como un retroalimentador ya que ellos enseñan y a la vez aprenden", dijo Checa, al tiempo que destacó que "el sistema fue fundamental para incrementar el presentismo en la escuela y dio muchos resultados positivos".
"Algunos se aburrían con la enseñanza tradicional, ya que desde su nacimiento tienen incorporados estos recursos tecnológicos en sus hogares. Fue muy novedoso e interesante para ellos tenerlos también en la escuela. Nuestras colegas apoyan todo el proyecto y preparan las actividades coordinándolas con el ADM", dijo.
Katerine, una de las alumnas de 7ª grado comentó: "Nos dividimos en grupo y les enseñamos a los grados más bajos. Trabajamos con el Word y otros programas. Es importante, ya que algunos chicos antes no estudiaban y ahora se interesan un poco más. Les gusta más escribir con una computadora que con una lapicera".
Felipe, compañero de Katerine, subrayó que "en segundo grado estamos enseñando a manejar Paint y Worpad. Por ejemplo les dictamos oraciones y ellos las escriben directamente en las netbooks.
Julieta, también de 7§, dijo: "La mayoría somos alumnos de zonas vulnerables y no tenemos acceso a una computadora. Es una herramienta importante porque incorporamos las nuevas tecnologías en nuestras tareas y a la vez enseñamos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia