*

La esencia de Salta, en los movimientos perfectos de dos bailarines

Desde el pelo hasta la punta de los pies. Llevan la esencia de nuestra Salta, de su Salta, en los gestos, en los movimientos perfectos para bailar una zamba carpera o una cueca y en el corazón, como amantes del folclore y de las raíces culturales de esta provincia. Marcela Cruz y Sergio Flores son una pareja de bailarines que ganaron en la categoría pareja de baile tradicional del Pre Cosquín 2016. Hoy, recién llegados de la ciudad cordobesa, los jóvenes artistas estuvieron en El Tribuno y repasaron los momentos más especiales que compartieron durante un festival, en el que se llevaron todos los aplausos.
"Y los ganadores en la categoría de pareja en baile tradicional son los bailarines con el número.... ¡38! Cruz y Flores, de la subsede de Salta", dijo el conductor del certamen. No podían creerlo. La joven pareja de bailarines salteños acababan de hacer historia a unos ochocientos kilómetros de su pago.
"Estamos re contentos porque es la primera vez que nos presentamos y ganamos. Es una emoción muy grande y un orgullo, porque recibimos muchos comentarios muy lindos y fue un gran sacrificio poder estar allí", dijo Sergio Flores, quien además se desempeña como profesor de danzas en la academia Recuerdo Salteño. "Yo ayer, después de 16 días de estar en Cosquín, caí acerca de lo que nos pasó, cuando entré a mi cuenta de Facebook y comencé a ver todas las felicitaciones de la gente, los saludos. Fueron momentos muy lindos", coincidió Marcela.
Luego de ganar la fase local para participar del festival, Marcela y Sergio organizaron peñas, rifas y otras actividades para recaudar el dinero para poder solventar los gastos de traslado, la comida y el alojamiento durante esas más de dos semanas en Cosquín. No contaban con apoyo económico para representar a la provincia en este importante certamen. Pero lo lograron y valió la pena, porque regresaron con el premio mayor en una de las categorías. Volvieron, también, desbordados de alegría. En total, unas sesenta personas de Recuerdo Salteño -entre bailarines y acompañantes- viajaron a Córdoba para vivir esta celebración del folclore y la tradición.

Remembranzas

Marcela Cruz baila desde los 18 años, hoy tiene 22. Comenzó a hacerlo como un pasatiempo, para distraerse, en la academia Virgen de Fátima. Conocía a los bailarines de Recuerdo Salteño por haberlos visto en competencias anteriores y ya sentía gran admiración por ellos. En un momento debió cambiarse de academia porque comenzó a estudiar el profesorado de inglés y necesitaba reorganizar sus horarios y, vía Facebook, encontró una publicación que anunciaba las inscripciones de esa academia. Un sábado a la tarde le mandó un mensaje al profesor y él le dijo que al día siguiente, el domingo a las 9, había una clase, que allí la esperaban. Ella fue y todos se sorprendieron al verla bailar. "La vimos y dijimos 'esta chica la rompe, tiene mucha gracia'", recuerda Sergio que dijeron los miembros del grupo al verla danzar.
El, por su parte, tiene 25 años y baila desde los seis. Desde los 18, además, se desempeña como profesor de esa academia que dirige su padre, Tomás Flores, quien los acompañó en la preparación hasta llegar a Cosquín.
Coinciden en que siempre se espera mucho más de los salteños, por la riqueza cultural de la provincia. "Se piensa que acá todos bailamos bien por naturaleza, pero es bien sacrificado, hay que ensayar mucho", contó Sergio.
Actualmente los ensayos de la academia se realizan en el centro vecinal de Villa Mitre, pues no cuentan con un espacio físico propio. Cuando no hay disponibilidad de horarios en ese lugar ensayan en patios de casas de algunos de los miembros del grupo o en el lugar que se pueda. Porque las ganas de bailar están siempre. Porque así son las pasiones. Y ellos piensan seguir bailando todavía mucho más.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...