María Amalia Díaz, esposa de José López, negó hoy haber sido partícipe del enriquecimiento ilícito del exfuncionario y aseguró que su marido fue al convento de General Rodríguez porque tenía previsto recluirse unos días en ese lugar, donde fue detenido la madrugada del 14 de junio pasado con bolsos que contenían casi 9 millones de dólares. Además, la mujer resaltó que no sabe de dónde salió el dinero que el exsecretario intentó esconder en el establecimiento religioso. A través de un escrito presentado ante el juez federal Daniel Rafecas, Díaz relató que momentos antes de la llegada del exsecretario de Obras Públicas al convento habían mantenido una discusión, luego de ver que López salía de su casa con el arma que tenía en el momento de ser arrestado.
"Niego los hechos que se me imputan, nunca ayudé ni participé para que mi marido se enriqueciera ilícitamente. Desde que compartimos nuestra vida y según es mi conocimiento siempre hemos adquirido nuestros bienes con el producto de nuestro trabajo", subrayó Díaz en el escrito y se negó a contestar preguntas ante el magistrado. Sobre los casi 9 millones de dólares que tenía López en los bolsos que dejó en el convento de General Rodríguez, la mujer dijo desconocer "la existencia de ese dinero" y si "le pertenece o no" a su marido. "Este dinero no era de mi conocimiento y no formaba parte del patrimonio de la sociedad conyugal. Mi estupor y sorpresa por el giro que ha tomado mi vida desde esa noche aún no cesan y realmente no tengo conocimiento de todo ello", destacó la esposa del exfuncionario kirchnerista.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora