En las próximas horas Salta, o mejor dicho la Corte provincial, dará el puntapié a lo que podría ser el comienzo de un nuevo estilo en los vínculos entre los ciudadanos y los jueces a través de un código de ética que establece claramente parámetros de conducta inevitables para los magistrados.
Independencia e imparcialidad son los elementos mínimos e indispensables que pesan sobre la tarea de los jueces a la hora de administrar Justicia, pero sin dudas un servicio vital para la sociedad merece que sus ejecutores ostenten virtudes que van más allá del profesionalismo. Transparencia, cortesía, integridad, honestidad y prudencia son algunos de los tópicos que figuran en este código que enmarca la actitud de los jueces frente al resto de la comunidad.
Pese a su base filosófica, la ética no debe ser un concepto abstracto en el marco jurídico y menos frente a los ciudadanos. Los salteños no sabemos qué es lo que cabe esperar éticamente de un magistrado; el decoro, el buen trato podrían ser esperables, pero no hay nada escrito.
Esta semana la Corte de Justicia adelantó que va a adoptar un Código de Ética que es modelo y que rige en la mayor parte de los países de Iberoamérica.
La decisión que tiene proyectada la Corte salteña busca impactar directamente sobre la confianza ciudadana porque al transparentar lo que es exigible, entonces la gente podrá saber qué esperar en la conducta de sus jueces e incluso también de quienes son operadores del sistema, como fiscales, defensores y los mismos abogados.
Los jueces de la Corte se pusieron de acuerdo en que además de las decisiones justas que espera la comunidad de sus magistrados, también se esperan conductas irreprochables en lo público y en lo privado.
El Código Iberoamericano de Ética Judicial, así se llama el instrumento, no es nuevo. Su primera versión fue aprobada en 2006 y en 2014 se lo actualizó siendo la conclusión de un largo proceso de discusión entre los magistrados de habla hispana que advirtieron la necesidad de plasmar en un documento lo que la sociedad espera de quien tiene a su cargo resolver los conflictos sociales aplicando las normas vigentes.
Uno de sus primeros artículos establece que "El juez íntegro no debe comportarse de una manera que un observador razonable considere gravemente atentatoria contra los valores y sentimientos predominantes en la sociedad en la que presta su función".
La pretensión de fondo es llevar a la discusión las conductas y definiendo con claridad que el juez no es un ciudadano distinto del resto, aunque su función es superior dentro de un Estado de derecho. El artículo 1 del Código define que las instituciones no tienen como finalidad colocar al juez en una situación de privilegio.
"Su razón de ser es la de garantizar a los ciudadanos el derecho a ser juzgados con parámetros jurídicos como forma de evitar la arbitrariedad y de realizar los valores constitucionales y salvaguardar los derechos fundamentales", expresa uno de sus artículos.
Es decir el único privilegio que detenta el juez tiene como finalidad preservar su independencia de cualquier tipo de influencia, pero no convertirlo en un súperciudadano, vedándole participar de la actividad política, algo que está expresamente establecido en la constitución Provincial.
"Aunque la ley no lo exija, el juez debe documentar, en la medida de lo posible, todos los actos de su gestión y permitir su publicidad" establece otro de los artículos.
Las recomendaciones apuntan a que el juez institucionalmente responsable es el que, además de cumplir con sus obligaciones específicas de carácter individual, asume un compromiso activo en el buen funcionamiento de todo el sistema judicial y por ende de una parte vital del Estado.
Está claro que la adopción del Código constituye una noticia saludable y un paso necesario en el esfuerzo de la Justicia por recuperar terreno en la credibilidad ciudadana.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


rodolfo baez
rodolfo baez · Hace 5 meses

otra cosa devuelvan el dinero de la gente que le tienen retenida en el banco como deposito judicial, que le están produciendo mas dinero los depósitos como ganancias para el bolsillo del juez

rodolfo baez
rodolfo baez · Hace 5 meses

ahora vienen hablar de ética después de tantos errores que tuvo la justicia salteña que pode esperar de jueces como fleming y dubois que fueron investigados por el tiempo del poseso y ahora ellos administrando jusiticia

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 5 meses

es una IRONIA, BURLA ,hablar de ETICA EN LA JUSTICIA SALTEÑA........lo quedo demostrado en lo sultimos accionar y proceder de estos años.....casos resonantes que se transformaron ne VERGUENZA NACIONAL....Hablar de ETICA seria retroceder en el tiempo ....por el ALTO GRADO DE CORRUPCION ....en la forma que se manejan los hombres de Leyes Salteños.......seria detenerlo en el tiempo....volver hacerlo y exigirle ...a cursar CIENCIA POLITICA Y ETICA....pero nada es imposible ....seria sanar la JUSTICIA QUE TANTA VECES ESTUVO SENTADA EN EL BANQUILLO DE LOS ACUSADOS......

gio vergara
gio vergara · Hace 5 meses

La ética es lo menos, bastaría y sobraría con que sean eficientes

Mary Jarrús
Mary Jarrús · Hace 5 meses

tal cual,yo hacen 9 años espero sean eficientes en un simple juicio sucesorio lleno de errores de la otra parte queriendome dejar afuera ante la vista gorda de "la justicia salteña"

Jose Alberto Perez
Jose Alberto Perez · Hace 5 meses

¡¡¡ sólo los ilusos ´pueden creer que habrá cambios en los magistrados luego de este Código !!! el que quiere administrar bien justicia no tiene que esperar la sanción de este cuerpo de normas de conductas !! es fulero y lo seguirá siendo porque forma parte de su personalidad

Mary Jarrús
Mary Jarrús · Hace 5 meses

totalmente de acuerdo


Se está leyendo ahora