La evolución geológica en la antigua Grecia

Alonso Ricardo

09-12-2013 -

Llegar a Mileto y ver las ruinas de lo que fue un puerto marino, impacta fuertemente al viajero que conoce la historia.

Los fenicios, los mayores mercaderes del Mediterráneo, también sufrieron la obstrucción en sus puertos de Sidón.

La costa egea de Turquía conserva las ruinas de algunas de las más bellas ciudades de la antigedad. Troya, Pérgamo, Esmirna, Efesos y Mileto son nombres que evocan un pasado de esplendor. Lo que pocos conocen es que en muchos casos ese esplendor se perdió a causa de un lento pero inexorable proceso geológico: la sedimentación. Hoy ciudades que ayer fueron puertos marinos, se encuentran muchos kilómetros tierra adentro. Un proceso que explica la geología moderna y que vale la pena conocer. Sabemos que la costa turca occidental enseña uno de los mejores ejemplos de sedimentación fluvial y puede verse allí como los ríos que corren a lo largo de la meseta de Anatolia han depositado su carga de sedimentos haciendo retirar el mar muchos kilómetros costa afuera.

Una ciudad-puerto como fuera Mileto, hoy se encuentra a unos 10 km tierra adentro. Así donde hace escasos dos mil años estuvo el mar, se extienden ahora hermosos campos de algodonales y olivares. El responsable fue el antiguo río Meander (actual Mederes) que dio origen a la palabra meandro que designa las amplias curvas que forma un cauce en su evolución. La sedimentación de los ríos y la retirada del mar en estas ciudades del Asia Menor es uno de los fenómenos geológicos que se ha podido estudiar en forma fehaciente dada la enorme cantidad de información histórica acumulada en toda clase de archivos. Igual suerte que Mileto corrieron otras ciudades cercanas e importantes como Priene, Didima, Magnesia, Heraclea, esta última quedó alejada 28 km de la costa y lo que fue un golfo próximo al Monte Latmos se convirtió en el lago Bafa. Troya, también sufrió la sedimentación de su puerto por el río Scamander (actual Kanamenderes) y se encuentra actualmente a cuatro kilómetros de la costa.

Otra ciudad que vale mencionar es Tarso de Cilicia, la cuna del apóstol Pablo, que era un puerto comunicado con el Mediterráneo por un corto canal dragado y que hoy se encuentra a 12 km de la costa en un delta llano formado por tres ríos. Efesos, que en los comienzos de la cristiandad compitió con Esmirna por el honor de ser considerada la primera ciudad de Asia, cayó en el olvido cuando su estuario se llenó con los sedimentos del río Cayster (hoy Kukuk Menderes). En todos los casos el irremediable avance de la sedimentación de los ríos fue generando ambientes cada vez más pantanosos con la proliferación de mosquitos, todo lo cual dio lugar a condiciones de extrema insalubridad. El origen del fenómeno no responde a una única causa sino que más bien se trata de una concurrencia de factores.

Así, la tala indiscriminada de bosques fue una de las causas que aceleró el proceso de erosión en el área de drenaje. La mayor cantidad de sedimentos se depositó en los estuarios o bahías, sin poder ser redistribuida mar adentro. La suavización de las pendientes cambió el nivel de base de los ríos formando deltas llanos e inundables. En cualquier caso los puertos fueron poco a poco quedando inutilizables y por tanto el comercio marítimo, principal fuente de intercambio económico, sufrió las consecuencias y llevó a la ruina a las prósperas comunidades. A los fenicios, los mayores mercaderes del Mediterráneo, les pasó lo mismo con la obstrucción por el cieno de sus puertos de Sidón. La patria de Tales de Mileto, con una población que llegó a ser de doscientas mil personas, era el principal puerto y centro comercial de la confederación jónica.

Estaba sobre un promontorio que sobresalía sobre el golfo de Latmos. En una rápida síntesis podemos decir que los jónicos se establecieron allí unos mil años antes de Cristo; la ciudad alcanzó su esplendor entre 500 y 700 años A.C.; en el 494 A.C. fue destruida por los persas; Alejandro el Grande la visitó en el 334 A.C.; quedó bajo la soberanía de Roma en el 133 A.C.; y para la tercera centuria después de Cristo comenzó su decadencia por la intensa sedimentación que la dejaron rodeada por abundantes sedimentos pantanosos e insalubres. Durante mis trabajos geológicos en la meseta de Anatolia, que fue como la Puna Argentina pero hace 18 millones de años, pude visitar no solamente los importantes yacimientos de boratos que poseen los turcos, sino también las ruinas de la mayoría de las antiguas ciudades griegas de la costa egea. Una de las razones que me movió a visitar Mileto, era encontrarme allí con la cuna de grandes sabios y filósofos de la antigedad y nada menos que con las raíces de la ciencia occidental.

Tales, uno de los siete sabios del mundo antiguo, es la figura por antonomasia pero no hay que olvidar a otros ilustres hijos de esa tierra como Anaximandro, alumno de Tales, geógrafo, autor de un trabajo titulado “Naturaleza”; Anaxímenes, filósofo, alumno de Anaximandro, quién fue el primero en explicar los eclipses lunares; Hecateo, un historiador y geógrafo, autor de trabajos tales como “Perigésis” y “Genealogía”; Hipodamo, que se dedicó al planeamiento de ciudades y está considerado el padre de esa disciplina; Dionisios, que fue un importante historiador; Isidoro, el arquitecto de esa bellísima iglesia que es Santa Sofía en Estambul; Aspasia que fuera consorte de Pericles, este último como minero explotó las famosos yacimientos de plomo de Laurión, y así sucesivamente muchos otros personajes de la historia occidental.

Saber que lo que uno está allí pisando era mar hace solo 2000 años y que hoy se encuentra convertido en una hermosa llanura de suelos fértiles es una enorme lección de la metamorfosis del paisaje, no ya en largos tiempos geológicos, sino en cortos tiempos históricos. Es una clara expresión de los numerosos acontecimientos geológicos de carácter no violento o catastrófico que cambian día a día y de manera imperceptible la geografía del mundo.

 

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Compartí

0

Te Puede Interesar

Comentá esta noticia