"Las consultas por 'falta de ganas' de tener relaciones sexuales han aumentado exponencialmente en los últimos años", señala Juan Carlos Kusnetzoff en su página e-sexologia.com. Asegura que no solo lo padecen personas de 40 años, sino también jóvenes de 20 años.
El médico especialista en psiquiatría y sexología explica que el trastorno se conoce solo desde hace algunas décadas.
"Los investigadores en sexología clínica han insistido en algunos factores que lenta y progresivamente van incidiendo en la falta de deseo sexual o en el trastorno de "deseo sexual hipoactivo", como se lo conoce en los principales textos que se refieren a los problemas sexuales.

Posibles causas

El experto encuentra en los problemas hormonales lo primero a investigar. Influye la baja de algunas hormonas, como los estrógenos o la testosterona, pero también el exceso de la prolactina, una hormona que, como su nombre indica, se eleva en el embarazo y la lactancia en las mujeres. Esta se eleva cuando determinados medicamentos la sensibilizan o el estrés enciende la alarma hormonal. "La prolactina baja el nivel de testosterona, provocando la 'falta de ganas', tanto en hombres como en mujeres", dice Kusnetzoff.
"La actividad cognitiva, es decir, el pensamiento moldeado y definido por la acción educacional, juega particular importancia a la hora de buscar y concretar las relaciones sexuales", observa el especialista.
"La espontaneidad en el deseo sexual es patrimonio de la adolescencia y la primera juventud. Luego declina".
"Hay frases que recibimos en la formación infantil o adolescente, que obstaculizan o impiden la emergencia del deseo sexual", manifiesta. "Los hombres siempre quieren eso", "un hombre no puede fallar", "tener relaciones sexuales antes de casarse no es de mujer decente" o "al hombre le cabe siempre tomar la iniciativa", son algunos de los mensajes que las personas internalizan y que afectan a su vida íntima.
"El interés por el sexo puede disminuir ya sea temporaria o permanentemente y pueden aparecer disfunciones sexuales, como la falta de erección, la falta de excitación, la anorgasmia femenina, o la dispareunia (dolor al mantener relaciones sexuales)", ejemplifica.

¡A no desesperar!

El deseo sexual se manifiesta con una baja importante de la espontaneidad. "La espontaneidad en el deseo sexual es patrimonio de la adolescencia y la primera juventud. Pero, luego de acontecimientos importantes y normales de la vida, declina casi en forma definitiva", sentencia el experto.
Muchas personas que sufren este trastorno extrañan las ganas que sentían espontáneamente cuando eran más jóvenes. Kusnetzoff asegura que muchos pacientes, en la clínica, aseguran que las ganas se despertarían si alguien las provocara. Entonces, la recuperación es posible.
Cuando en una pareja alguno de los miembros tiene el deseo sexual inhibido, el especialista brinda recomendaciones: "Encuentros programados varias veces por semana, abrazos, caricias sostenidas, besos apasionados, emitidos y recibidos durante 10 a 15 minutos, en las camas de todas las noches, en 10 días, aproximadamente, restauran la excitación sexual".

Análisis y tratamiento

"Frente al llamado de ausencia de deseo sexual, se impone siempre, una investigación minuciosa de los posibles factores hormonales en juego y la exposición a pensamientos 'antieróticos' provenientes de educaciones sexuales ausentes en la mayoría de los casos", insiste.
Lo que no se puede evitar es que con el tiempo disminuyan las fantasías y las ganas que surgían espontáneamente en la adolescencia. Cada persona deberá ir encontrando la mejor forma de conectarse con su propia sexualidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 2 meses

Un matrimonio bastante entrado en años, va a visitar la exposición de la Rural. La señora, cada vez que veía la parte de abajo de un toro, le preguntaba al cuidador cuántas veces al día podía y, oída la respuesta, decía "Has visto Viejo ?" . Así, en cuatro, cinco o más ocasiones, hasta que el veterano ya cansado, pregunta, "Digamé señor, siempre con la misma vaca ?". "No, todo lo contrario, ¡¡¡ siempre con vacas distintas !!!°. "Has visto, Vieja ?" ...


Se está leyendo ahora