La crisis financiera que pesa sobre gran parte de los municipios salteños tiene en vilo no solo a los intendentes y a los empleados, sino a la población de cada localidad, que ven afectados los servicios.
Hasta hoy, Cerrillos no había recibido la partida de coparticipación provincial para hacer frente a los sueldos de más de 300 trabajadores que tiene la comuna, teniendo en cuenta que en la cadena de reducciones, "la Provincia bajó un 23% los envíos coparticipables mientras que, por menor recaudación, la Nación a su vez bajó casi un 50% la coparticipación a las provincias", explican los intendentes y, en el caso de Cerrillos, calculan que todo se agrava porque la recaudación de marzo cayó un 40%
La cuestión derivó en la mañana en un paro de actividades de todos los gremios que afectó la recolección de residuos, desmalezamiento y otras actividades administrativas. Cabe señalar que, con dos empleados municipales y a instancias propias, cumplieron el servicio de recolección en el barrio Los Álamos.

Conciliación
Aunque la Secretaría de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, buena parte de los empleados se mantuvieron en asamblea permanente. La intendenta Yolanda Vega se reunió con el secretario general de ATE, Juan Arroyo, para acercar posiciones y al concluir, el sindicalista pidió acatar la conciliación para evitar una multa que podría rondar los 600 mil pesos. Algunos obreros no acataron la decisión, pero esta tarde, los empleados reanudaron sus tareas y salieron a realizar la recolección domiciliaria vespertina que se extenderá hasta las 19, para seguir la posta nocturna por la ruta provincial 26 hasta el barrio Las Tunas.
Mañana, a las 7, los empleados y los gremios volverán a reunirse para analizar la continuidad de las medidas y la modalidad de sus protestas, aunque hay expectativa por el envío de fondos provinciales que ayuden a destrabar el conflicto de corte netamente salarial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora