Falta de seguridad y de obras de infraestructura son los principales problemas planteados por los puesteros del mercado San Miguel. Todos esperan que con el cambio de administrador dispuesto por el intendente de la ciudad estos problemas se puedan solucionar.
"Si el cambio es para bien, bienvenido sea, porque si es para más de lo mismo, nos quedamos con Pepe", dijo una frutera con relación al administrador saliente José Muratore. El Tribuno entrevistó a puesteros de distintos ramos y la mayoría se pronunció en ese sentido. Sebastián Vidal Casas, el nuevo responsable de conducir los destinos del centro comercial más antiguo de la ciudad, declaró que lo designaron con la misión de jerarquizarlo. "Tengo 59 años y con mis hijos somos la tercera generación", expresó Leonardo Abraham, propietario de una carnicería ubicada en el acceso por la calle San Martín. Dijo que el principal problema del mercado es el accionar de carteristas y descuidistas que aprovechan la aglomeración de gente para hacer de las su yas.
"Esta gente corre a los clientes, por eso cada vez vendemos menos", señaló Abraham. Y mientras explicaba de qué manera operan los punguista nos advirtió. "Ve...? ese es uno". Se refería a un joven que se desplazaba a paso cansino con un celular de ultima generación en sus manos. "Yo me cansé de pedir que pongan más policías, uniformados y de civil, para terminar con el choreo, pero nunca me escucharon", se quejó. Abraham también sostuvo que es necesario que el mercado tenga un grupo electrógeno propio para solucionar los problemas de corte de luz. "En Navidad estuvimos tres horas sin luz y eso no puede ser. Yo espero que el nuevo administrador tome en cuenta ésta y otras muchas cosas que a diario sufrimos los puesteros", expresó.
Un vendedor de telefonía celular, que se excusó de dar su identidad, también se quejó por la falta de seguridad. "Para solucionar este problema aquí tendrían que poner un destacamento policial", dijo. Y agrego: "Yo creo que la administración no solo tiene que preocuparse en darle seguridad a los puesteros, sino a los clientes para que nos les roben, porque nosotros vivimos de la gente que nos viene a comprar". También se quejó del excesivo precio de alquiler que deben pagar los que no son propietarios de los puestos. "Al dueño de este local le pago ocho mil pesos y si las cosas no cambian me tendré que ir".
Mary Barrios, en su local de venta de queso criollo, manifestó que no tenía conocimiento del cambio de administrador. "Me acabo de enterar y lo único que puedo decir es que a mí los cambios siempre me asustan", sentenció. A su juicio con Muratore "estábamos bien", y al referirse a Vidal Casas señaló que "no puedo opinar porque no sé quién es".
Barrios nada dijo de los problemas de inundación de los que muchos puesteros de ese sector se quejaron. Ana María Saravia, dueña de un vivero, mostró las grietas en el techo, la vetusta cañería y la humedad en las paredes, el moho. "En estos días de lluvia, el agua corría como un río por los pasillos y muchos locales fueron afectados", contó la mujer. Además se quejó por la falta de ventilación. "Los clientes no entran porque en el verano esto es un horno y en el invierno una heladera", señaló.
Humedad
Raúl Alberto Amado tiene un local de venta de especias en el mismo sector. Lo mismo que su vecina, también se quejó por las gotera, la humedad y el calor. "Tienen que arreglar el cielorraso porque aquí llueve más que adentro. Además tendrían que poner equipos de aire y calefacción", sugirió.

Cuidar la imagen del lugar

El pizzero Juan Illanes fue otro de los puesteros que reclamó por seguridad. "Tiene que haber más presencia policial. Aquí vienen muchos turistas y tenemos que garantizarles seguridad porque eso también hace a la imagen del mercado", opinó. Con relación al nuevo administrador sostuvo que "va a ser bienvenido en la medida que venga con la idea de mejorar las cosas, todos lo vamos a apoyar".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


luis chehuan
luis chehuan · Hace 7 meses

Ni hay seguridad!!! anoche le reboron a mi sra el celular de alta gama , busque un policía en la inmediaciones, y no había, llamamos al 911 y me dice que espere en el lugar, después de 40 minutos apareció dos policías femeninos , le explico que recorrí el mercado adentro hay persona ambulantes vendiendo aparatos celular de sospechosa adquisición, y me contesta que la policía de la provincia de orden de la intendencia de salta No puede ingresar al mercado, sin autorización del puntero politico. La verdad una impotencia ya que mucha gente pasa por alli y que no alla seguridad una burrada, pero seguro que el alguno del gobierno de la municipalidad esta robando!!!!-


Se está leyendo ahora