Tomada el 28 de agosto de 2015, fue titulada "Esperanza de una nueva vida". Muestra un hombre agachado a un lado de la frontera entre Serbia y Hungría, en la que se lo observa con evidente agotamiento. Del otro lado de la frontera, unos brazos sujetan a un bebé y lo pasan a través de un agujero en el alambre de espino.

"Eran sobre las tres de la mañana cuando tomé la foto, y no podía utilizar el flash, porque la Policía trataba de encontrar a esta gente. Así que me serví de la luz de la Luna", explicó el fotógrafo de Oceanía.
"Estuve 4 ó 5 días y noches en la frontera, pero este momento fue muy veloz: los refugiados venían y venían", declaró el ganador durante una rueda de prensa, y añadió que no se dio cuenta de que lo que estaban pasando a través de la valla "era un bebé".

Un total de 5.775 fotógrafos presentaron a concurso 85.000 instantáneas.

El presidente del jurado, Francis Kohn, dijo que, durante el proceso de selección, que duró dos semanas, intentaron mantener un balance entre calidad fotográfica y valor informativo.

"Hemos recibido muchas imágenes que tenían que ver con la crisis de los refugiados:navegando en el océano, cruzando vallas fronterizas, teniendo problemas con la Policía. También fotos de Siria e Irak, y muchas de los ataques de París en noviembre de 2015".

La foto de Warren Richardson es "poderosa por su simplicidad", dijo Kohn.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


· Hace 9 meses

Horrible... fotografos esperando su momento de gloria, en el peor momento de otras... asco.

· Hace 9 meses

Haciendo una lectura rápida del tema: uno podría pensar eso, pero quizás leyendo e interiorizándose al respecto y de la utilidad del fotoperiodismo enseguida uno podria ver el error de la primera tesis. Saludos.


Se está leyendo ahora