La grieta, hoy más profunda que nunca

Humberto Echechurre

La grieta, hoy más profunda que nunca

En un país tan propenso a jugar al límite, el traspaso de poder no podría estar exento de esa cuota de dramatismo infantil. Una transición complicada no podía terminar en un saludo para las fotos. El traspaso de mando entre Cristina de Kirchner y Mauricio Macri está ingresando en un capítulo de un libro que nadie quisiera leer. Ni el genial Gabriel García Márquez lo habría pensado para Macondo, aquel pueblo ficticio descrito en la novela "Cien años de soledad". En este caso las formalidades parecen ser un claro impedimento, que marca las diferencias entre dos estilos. Subyacen los contrastes porque fuentes de ambas partes señalaron dificultades en el diálogo. Cristina dice que le faltó el respeto, Macri lo anunció distendido en un almuerzo. La disputa llegó al extremo que el orfebre presidencial anticipó que si no hay acuerdo llevará el bastón a la Virgen de Luján. Un bochorno y si la disputa sigue así no se repetirá la tradicional fotografía: alguien que se va con nostalgia y otro que llega con el aval de los votos, procurando cambiar, para que a los argentinos nos vaya mucho mejor.

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia