Por la helada que cayó hace 10 días en los Valles Calchaquíes, 740 hectáreas de vid terminaron afectadas. Así lo determinó un relevamiento que dio a conocer ayer el Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable.
El fenómeno climático les generó pérdidas en distintos niveles a 31 productores vitivinícolas de Cafayate y a 7 de San Carlos, según la información oficial. A eso hay que sumarle los daños en el departamento de Molinos.
En los valles, por cierto, hay preocupación, ya que está en riesgo el empleo que genera esa actividad.
Por la crítica situación que expusieron los viñateros y tras la evaluación del impacto del fenómeno climático, se convocará a la comisión de Emergencia Agropecuaria y, además, se relevará las condiciones en que quedaron los campos de las localidades de Cachi y Payogasta.
Miguel Ángel Lovaglio, presidente de la Asociación de Productores Vitivinícolas de los Valles Calchaquíes, remarcó que el sector necesita una medida para preservar el empleo. Sostuvo que los más perjudicados son los pequeños productores. "No tienen cómo hacer frente a los salarios", agregó.
El 12 y 13 de octubre se registraron heladas, con temperaturas que llegaron a 4 grados bajo cero en los Valles. Lovaglio dijo que son tres mil hectáreas que tiene el Valle Calchaquí dedicada a la vitivinicultura, por lo que consideró que el impacto del fenómeno en 740 hectáreas es bastante elevado.
"Hay productores que perdieron toda la cosecha", manifestó ayer tras conocerse los resultados del relevamiento que hicieron técnicos del programa Emergencia Agropecuaria, entre el 14 y 16 de octubre.
Más impacto
José Nanni, otro productor de los valles, advirtió que los efectos de la helada se extenderán hasta la próxima campaña. El fenómeno incidirá en la poda y la producción, según indicó Nanni, y podría reducirse en un 50 por ciento en muchas fincas.
"En la zona de Chimpa, el daño es total", señaló Nanni. A su vez, dijo que en la margen del río Santa María la helada causó estragos en la producción de vid.
"Ahora solo nos queda poner el corazón y el pulmón para salir adelante", expresó el productor. En los valles insistieron en la necesidad de contar con alguna inyección económica o fiscal por parte del Estado.
Las economías regionales atraviesan una de sus peores crisis por falta de rentabilidad y por la elevada inflación. Ahora la vitivinicultura se suma a otras producciones como la soja, el poroto, la chía y el tabaco.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 13 meses

Triste noticia. Espero que puedn recuperarse.


Se está leyendo ahora