Esta semana, Salta fue testigo de una de las peores tragedias que se vivieron en las rutas argentinas. En la madrugada del lunes, 42 gendarmes perdieron la vida cerca de Rosario de la Frontera. Entre las víctimas había ocho salteños de Orán, Salvador Mazza, Tartagal y Santa Victoria Oeste. Entre el dolor y la preocupación que flotaba en el ambiente, una luz de esperanza brilló en Arturo José. El padre había dejada de urgencia Orán apenas se enteró del accidente. Su hijo del corazón viajaba en alguno de esos colectivos y temía lo peor. Había deambulado por hospitales, cuarteles y comisarías junto a decenas de familiares desesperados. No había certezas hasta que un uniformado le confirmó que Horacio estaba vivo. Apareció por la fatídica ruta 34 y no pudo más que llorar mientras se fundía en un abrazo. El tío de Horacio, Sergio Ortega, sacó la foto con su teléfono y sin saberlo inmortalizó el abrazo que de alguna forma era también el abrazo de millones de argentinos.
Esta milagrosa historia nació cuando Horacio tenía 9 meses. Llegó así a la vida de Arturo José, que desde ese instante y para toda la vida se convertiría en padre. Arturo tiene hoy 43 años y hace 20 es periodista de Cable Visión y Radio Gemes de la ciudad de Orán. Nació de una familia muy humilde, pero su voluntad y tenacidad lo llevaron a estudiar y a superarse a pesar de las adversidades económicas por las que pasaba su familia. También es docente de geografía y preceptor de la escuela de comercio. Se lo ve estricto, pero alegre; inquieto, pero tenaz. Vivió "una de las experiencias más dolorosas que un padre puede vivir, que es imaginar que nunca más volverá a ver a su hijo". A pesar de que hoy la realidad le permite disfrutar de su presencia, no deja de emocionarse y de atragantarse con el llanto cuando revive las peores horas de ese día en Rosario de la Frontera. "Sin dudas nada volverá a ser igual", reconoce.
"Mi vida es Horacio. No fue fácil para mí convertirme en papá, pero mi hermana Karina no me dejó solo en esta decisión y así fue que creció rodeado de amor. Yo trabajaba todo el día como periodista, productor y docente mientras Karina se ocupaba de cuidarlo lo mejor que podía", recuerda con la voz entrecortada, tal vez por las dificultades superadas en esos viejos tiempos. "Un día se me plantó y me dijo que lo ayudara a entrar a Gendarmería. Como todo padre, aunque en el fondo no me gustaba la idea, lo apoyé para cumplir su objetivo. Todavía recuerdo el día en que lo despedí en la terminal. Lo abracé y sentí que lo perdía, pero me mostré duro. Cuando subí al auto lloré desconsoladamente", recuerda de esa vocación que nació en su chango, hoy de 22 años y transformado en hombre, en centinela de la patria.
Arturo José: "Un día se me plantó y me dijo que iba a ser gendarme. Como padre, no me gustaba la idea, pero lo apoyé".El día del accidente Arturo le dijo a su hijo: "Dejá todo. Ya nos vamos para Orán". Pero Horacio le hizo una mueca y contestó con cariño: "Mis compañeros me necesitan. Esto es lo que yo elegí". En esos 10 minutos, cuenta el padre oranense, pudo entender que ese pequeño que había llegado a su vida ya había crecido y se había convertido en "un hombre de valores, generoso, solidario, pero sobre todo en una gran persona". Dice que en ese abrazo, Arturo logró sentir con seguridad que había cumplido una misión y que había contribuido a formar la vida de un "hombre de bien". Sintió un inmenso orgullo, mezclado con la alegría de poder volver a abrazarlo.
Arturo contó conmovido que la última comunicación con su hijo había sido la noche anterior, donde su chango le comentaba que viajaba rumbo a Jujuy. A primera hora de la mañana, su profesión de periodista lo llevó a enterarse casi al instante del tremendo accidente. "Fueron momento terribles desde el momento en el que me enteré de la noticia. Intenté, sin resultado, comunicarme, averiguar, pero la desinformación no hacía más que llevar desesperación a mí y a toda la familia". Inmediatamente, sin saber con qué se encontraría, viajó hasta Rosario de la Frontera. En el lugar tampoco encontró información, en un primer momento.
"A pesar de que me identifiqué no me dejaron ingresar al lugar y la desesperación aumentaba. Intenté comunicarme por teléfono con Horacio, pero era en vano. El comisario Marcelo Lami, jefe de la Policía de la Provincia, me ayudó a acceder al lugar. Fueron momentos de una incertidumbre terrible. Estaban los cuerpos y no quería ver a ninguno, porque no quería ver a mi hijo ahí", relató. Un gendarme finalmente le informó que Horacio Palma estaba vivo y que se encontraba trabajando en el rescate de sus camaradas.
"Alguien lo fue a buscar y cuando lo vi le di un abrazo interminable. No lo quería soltar. Lo quería traer a Orán", describió. Arturo solo pudo estar con su hijo 10 minutos, pero sobraron las palabras y no faltaron los abrazos. "Volvé hijo, tus compañeros te necesitan. Sentite orgulloso", le dijo el padre al hijo y Arturo regresó a Orán con la felicidad de haber encontrado a Horacio sano y salvo. "Gracias a Dios pude abrazar a Horacio una vez más", finalizó emocionado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ERNESTO BAUTISTA
ERNESTO BAUTISTA · Hace 11 meses

ME MATA LA HISTORIA,XQ YO TENGO A MI HIJO EN GENDARMERIA DE COMODORO RIVADAVIA,CHUBUT,.DICHO SEA DE PASO QUIERO DECIRTE HIJITO JULIO DANIEL KE TE REAMO,.DIOS TE GUARDE TU ENTRADA Y TU SALIDA,. VIVA LA PATRIA.!!!!!!!!

· Hace 11 meses

Hermosa nota...


Se está leyendo ahora