A raíz de la publicación realizada por El Tribuno hace unos días sobre la dura historia de vida de la familia rosarina, muchos portales se hicieron eco de la información y la compartieron. No tan solo a nivel local sino que pasó las fronteras incluso hacia otros países.
Como ya se mostró, Juanse padece de autismo. Sin embargo, sus padres buscan día a día lograr la evolución de su hijo pero primordialmente procuran "que sea felíz".
Julieta, su mamá, comentó: "Nos sorprendió muchísimo la cantidad de mensajes que nos llegaron, tanto de amigos y conocidos como de gente que nunca habíamos visto. La emoción que sentimos fue impresionante ya que las palabras de amor y fuerza nos llegaron al alma".
Por otra parte, cabe destacar que otros países también conocieron y compartieron el caso de Juan. "La gente de "Brincar por un autismo Feliz" compartió la nota en su Facebook y así nos empezaron a llegar mensajes de muchos lugares como por ejemplo Canadá, Colombia, Venezuela, México. También lo hizo el portal ASPAU (Asociación Proyecto Autismo) y recibimos mensajes de personas residentes en Estados Unidos", expresó Julieta.
Inclusive, hay personas que van a viajar a Salta por la celebración del Señor y Virgen del Milagro a pedir por Juanse: "Nos comentó una chica que va a ir caminando a pedir por nuestro hijo, con el nombre de él escrito en una bandera. Para mí eso es tan grande que no tengo palabras para agradecer tan lindo gesto", expresó emocionada.
Por último, la mamá de Juan también quiso destacar la labor de un medio de comunicación en este tipo de casos. "Quiero agradecer a El Tribuno por el gesto de dar a conocer nuestra historia que puede servir de apoyo para otras familias con el mismo caso. No pensábamos que podía tener tanta repercusión, seí que nos alegró inmensamente", destacó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Hector Monza
Hector Monza · Hace 19 días

Mi hija de 3 añitos tiene autismo y doy fe de lo dificil que es el día a día, lamentablemente la sociedad no está preparada ni debidamente informada sobre este diagnóstico y mas aún el sistema educativo que debe procurar por la integración de estos niños, cada familia termina haciendo lo mejor que puede y con el estigma de no saber que será de ellos cuando no estemos en este mundo. Es un síndrome relativamente moderno de crecimiento exponencial y estrechamente relacionado con la degeneración de la calidad de nuestra alimentación artificial, el comercio de las vacunas y contaminación ambiental (no es de causa genética), si no hay un cambio profundo en estos items tomará valores epidémicos (ya lo es en los países del Occidente). Fuerza y mucha fe a la familia de Juanse... no darse por vencido (aún vencido).

Se está leyendo ahora