Tratando de redondear la historia de la Rusa María, la madame más famosas de Salta y sus alrededores, hoy nos referiremos, muy sintéticamente, a sus inicios, a su época de esplendor y, finalmente, a su ocaso. Para ello, echamos mano a un trabajo de don Cesar Alurralde que data de 1996.
"Es una historia repetida noche a noche que algunos querrán soslayar y otros evocar, recordando aquella esfera de vidrio rojizo con la leyenda: "El Globo", colgado frente al zaguán de Zabala 403. Calle de tierra, que se estiraba hecha paredón por la Córdoba, hasta el 1030, con ventiluces en lo alto, por donde se escapaban los suspiros de los falsos amores, hasta llegar a una entrada secundaria para vehículos, sin techo ni portón. Allí, desde lo alto del muro, un cactus trepador campaneaba en silencio. Estamos pues, en el epicentro de "el bajo" de aquella "belle époque", cuyos testigos el tiempo se llevó.
Lo regenteaba su dueña, la Rusa María, doña María Grynsztein llegada a Mendoza en 1927 desde Polonia, junto a su hermana Sara. En esa ciudad cuyana fue donde la Rusa se inició como mujer de vida alegre, laborando bajo la tutela de una mandamás, al que no le toleró la explotación y los abusos, hasta que en 1929 escapó sola a Salta, donde se radicó y encontró nuevos aires.

La nueva "madame"Este personaje legendario y de trayectoria se inició en esta actividad que le dio una reconocida fama. Que la ganó por su experiencia, al haber tratado con varias generaciones, en especial con adolescentes, algunos llevados de la mano por sus padres o tíos para que quemen sus primeros cartuchos. Otros ingresados a esa hermandad por una caprichosa y seductora curiosidad, sin contar con los asiduos concurrentes noctámbulos.
Su clientela fue heterogénea, hubo algunos cabareteros y hasta malogrados santulones de sacristías, que llegaban al oscurecer.
Adentro, cada cual hacía su elección y respetaba el turno, mientras, la madama controlaba la venta de bebida y cada tanto, golpeando las manos, pedía a los varones presentes que "hagan juego", es decir que inviten copas a las "chicas" de su cofradía. Si así ocurría, las chicas solo tomaban un té frío azucarado en un vaso o copa que tenía un color similar al whisky y que debía ser pagado como tal.

El Globo por dentro

En él permanecían recluidas las pupilas que dormían toda la mañana, y que se levantaban para almorzar y seguir luego la siesta ineludible, por la faena de la noche anterior. Un par de mucamas de riguroso uniforme permanecían atentas para ingresar a la habitación, no bien se retiraba un cliente, para cambiar la ropa de cama y hacer una limpieza diligente y superficial, que concluía cuando pulverizaban un perfume barato.
A la tarde, al lugar solo les era permitido ingresar a modistas, peluqueras, algún médico, y proveedores, ya que estaba vedada la presencia de cortejantes con propósitos maritales, gígolos y "cafiolos" (botín duro), que abundaban.
Si alguna chica debía salir, lo hacía bajo la severa y personal vigilancia de la Rusa María, para evitar contactos externos y eventuales deserciones.
Dentro del negocio de la trata, había bellas jovencitas de países americanos y del nuestro, integrando el plantel proveniente de ese intercambio penoso, colmado de una pervertida crueldad.

Entre amores, maridos, traiciones y venganzas

Tuvo hombres leales pero otros casi la llevan a la ruina. El primer matrimonio de la Rusa María fue con un hombre mayor, de apellido Lerner; un "fioca" propietario de un almacén en Tucumán y Córdoba. En la casa vecina ella se inició en el rubro, atendiendo clientes con un grupo de bellas mujeres, seleccionadas por la propia dueña. Al morir Lerner, la Rusa heredó la despensa, a la que adicionó un salón vecino adquirido a la Guillermina, logrando así tener un gran salón con solo derribar una pared. De esta forma, se inicia la vida de un semi cabaret, que fue ganando espacio por la atención y la calidad de la "mercancía". Fue el inicio de El Globo que pronto se mudó dos cuadras al sur (Córdoba y Zabala).
Pero la soledad no era el fuerte de la Rusa, y pronto encontró nueva pareja. Era un tal Miguel, que fue asesinado en Tucumán.
Fue cuando compró El Armenonville, cabaret con varietés de Córdoba 750. Tenía orquesta propia, donde actuaron bandoneonistas de la talla de Mario Vallejos, el Negro Vera, el baterista Cacerola Eguizábal, el Payo Solá, el Negro Canaveri y tantos otros. También contrataba artistas de Buenos Aires, orquestas, cantantes y bailarines, además de los artistas locales.
A esta altura, la Rusa encontró un nuevo amor. Era el renombrado Pancho, reconocido "cafisho" que amparaba a varias chicas de "vida aireada", las que pagaban por su protección.
Con posterioridad, y en su afán de monopolizar esta clase de negocios, la Rusa adquirió El Emporio, mientras afanosamente levantaba otro lujoso salón en la Tucumán allá por 1953, bajo el nombre de Las Vegas.
Otra casa de citas muy oculta y disimulada, y con buena provisión de mujeres, fue El Rosedal. La Rusa lo montó en sociedad con Juan Chiozzi en la banda norte del río Arenales, metros antes del ingreso derecho, al antiguo "puente i' fierro". Actualmente, en ese lugar funciona un vivero con nombre de santa.
Para ese entonces ya tenía nuevo marido: Carlos Speche, ferroviario y pintón que un buen día se alzó con dinero de su esposa y con una de las pupilas. Se fue al exterior, pues sabía que si se quedaba aquí era hombre muerto a manos de algún sicario.
Y siguiendo con su manía de cazar maridos, allá por noviembre de 1959 fue el turno de don Prudencio Carrasco, quien la venía exprimiendo de tal forma y manera que llegó a poner en riesgo sus negocios. Fue cuando, según se dice, ella recurrió a un antiguo amigo, un tal Pío Sarmiento, para que en una partida de naipes, urdida de antemano en el Gran Rex, lo liquidase. Pero Pío solo lo hirió de un balazo, encontrando la muerte en esa reyerta un tercero, por curioso y entrometido. Y en ese mismo suceso cayó herido un tal Pedro Servando Cendán, quien fue sacado de la ciudad y llevado a Jujuy por mediación de un abogado. Con el correr del tiempo se dijo que Cendán habría sido encontrado muerto en la provincia de Buenos Aires.

Una competencia que no dejaba de crecer

El negocio crecía pero la competencia también y por eso era necesario mejorar el plantel de "niñas" para no perder la selecta clientela. Entre ellas, la boliviana Teresa, la porteña Michelle, la tucumana Liliana, la Alemana, la afamada Cachito, la santafesina Mary, la francesa Ginnet, la inglesa Janeth, Iris, la cordobesa, la uruguaya Norma, la bella rosarina María Ester Berasaluce, estrangulada en 1999, cuando ya solo realizaba tareas de "madama" en La Costanera.
A la vuelta de El Globo, la conocida Guille, quien dio una mano a la Rusa recién llegada a Salta.
Más el sur estaba la costanera o Bajo chico, un caserío de cuartuchos de mala muerte donde las chicas "baratas" se la rebuscaban con tarifas irrisorias.
Completaban la noche salteña los restaurantes y las "casas de citas". Cómo olvidar las milanesas de Don Bartolo, en Tucumán y Córdoba; los locros de Pepe Guirro, Córdoba al 600; y las ranas de Don Andrés, en Zabala al 400. Y casas de citas como El 43, El Tabú, Don Juan, Huguito y el eterno 1514.
Por último, los dancing: El Tabarí de Fait, El Marabú, La Anitnegra (Argentina al revés), C'est si bon, Las Vegas, Ciro, Cirito y La Catamarqueña.
rusa maria2.jpg

El nacimiento de una leyenda llena de emociones y congojas

Aún después de muerta, la Rusa fue rechazada por una sociedad pacata. Finalmente, en agosto de 1963 la Rusa María cayó gravemente enferma. Duró un mes, y el 27 de septiembre de 1963 falleció a los 67 años de edad. Había sido internada en la desaparecida clínica del Instituto Médico de Salta donde fue sometida a una delicada operación de corazón que su trajinado cuerpo no soportó.
En esa emergencia alguien le robó el dinero que tenía guardado, y cuando falleció, sus leales pupilas trabajaron una noche gratis para poder afrontar los gastos de sanatorio, el servicio fúnebre y la compra de un ataúd.

La fiesta en El Globo

Por lo menos una vez al año había fiesta puertas adentro de El Globo. Era con "cariños" incluidos y servicios sin cargo para funcionarios del gobierno de turno, plana mayor de la policía y copetudos políticos, en especial los del Partido Conservador, del cual la Rusa era ferviente partidaria y colaboradora, especialmente para épocas de elecciones.

Otras amistades

La Rusa María también era amiga de personajes de rangos encumbrados, a fin de ganar socios de confianza para tenerlos de su lado en esa guerra sin cuartel que ella siempre tenía que librar.

El entierro

Pero los inconvenientes no terminaron en el velorio. Al intentar ser sepultada en el cementerio israelita, pues era judía, las autoridades de esa necrópolis le negaron permiso argumentando que había "ultrajado al pudor en vida". Así fue que su ataúd fue a parar al depósito del cementerio vecino, en la Santa Cruz. Allí también encontró cierta resistencia, situación que fue salvada por un amparo judicial presentado por un piadoso y agradecido abogado, amigo de la Rusa.
Y pasó el tiempo. Alguien se ocupó de buscar su placa en el cementerio de la Santa Cruz pero no la pudo encontrar. La investigación culminó cuando un antiguo empleado municipal contó que doña María había sido trasladada misteriosamente al cementerio judío y allí enterrada sin lápida para que no se la pueda identificar.

"Cerrado por duelo"

El día de su muerte, muchos clientes que ignoraban lo acontecido, se acercaron al lenocinio y se dieron con un cartel que decía: "Cerrado por duelo".
La soledad de luto había comenzado a caminar por las paredes, y en el aire un réquiem daba vueltas con la cabeza gacha, apesadumbrado y entristecido. Los varones parecían hormigas desorientadas, luego que alguien les tapara el nido. Se desvanecía un recuerdo que caía como una lluvia fina, pero en el pueblerío nacía una leyenda llena de emociones y congojas. Era un algo inexplicable que desaparecía del espejo poblado de absurdos, donde un remolino teñido de negro, giraba sin parar alrededor de un desconsuelo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Laura Shoijet
Laura Shoijet · Hace 6 meses

Excelente Nota de la tristemente célebre Rusa María, otra víctima de la Zwi Migdal, (organización mundial con sede en Bs As, dedicada a la trata de mujeres, a principios del siglo XX).

Laura Shoijet
Laura Shoijet · Hace 6 meses

excelente nota!!! la tristemente célebe Rusa María, fué una de las tantas víctimas de la Zwi Migdal, (red mundial de trata de personas, que tenía su sede en Bs As) a proncicipios del siglo XX.

ARIEL  PETROCELLI
ARIEL PETROCELLI · Hace 6 meses

Que grande el maestro Alurralde una enciclopedia viviente de la historia de Salta

ARIEL  PETROCELLI
ARIEL PETROCELLI · Hace 6 meses

Que grande Don Alurralde una enciclopedia viviente de la historia de Salta

demian valent angolers
demian valent angolers · Hace 6 meses

!!! MUCHOS ""POLÍTIKOS"" DEJABAN A LA ""ÉTICA"", LA ""MORAL"" Y EL ""PUDOR"", YORANDO EN LA VEREDA DE LA ((( ZAVALA Y CÓRDOBA ))) Y LAS ""REKOGÍAN"" A LAS 6 DE LA MAÑANA PARA REGRESAR A CASA CHEEEEEEEE ¡¡¡¡¡¡¡¡ QUÉ TIEMPOS AQUELOSSSS CHEEEEEE¡¡¡¡¡¡¡


Se está leyendo ahora