En el análisis de los números y teniendo en cuenta los últimos datos de octubre, podría decirse que en los primeros diez meses de 2016 hubo más trasferencias de fondos a las provincias comparados de manera interanual.
En ese período, los envíos automáticos al conjunto de provincias sumaron $475.424 millones, compuestos por la coparticipación federal de impuestos ($457.495 millones) y el Fondo Federal Solidario (FFS), que alcanzó los $17.929 millones, según indicaron los economistas Ariel Barraud y Florencia Maldonado, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).
En el análisis más profundo, -agrega el informe-, como consecuencia de los altos índices de inflación que enfrenta el país a partir de la última década, el valor real o poder de compra bajó sensiblemente.
Desde este punto de vista, observaron que las transferencias automáticas a octubre de 2016 tuvieron una caída real de 0,6% interanual, la única en todo el período analizado.
No obstante, dada la recaudación extraordinaria ocurrida en diciembre último por efecto del sinceramiento fiscal, en el acumulado de enero a diciembre de 2016 la recaudación tributaria nacional subió 35% interanual, en tanto que las transferencias automáticas a provincias lo hicieron un 31%, y los recursos netos que le quedan a Nación lo hicieron un 36%, con una caída real de cerca de 3 puntos porcentual.
Las transferencias automáticas a las provincias cayeron en términos reales en 2016 (-6,1%), pero con una situación muy dispar entre ellas, en razón de que Córdoba, Santa Fe y San Luis (ver infografía) vieron crecer en términos reales sus transferencias automáticas en 2016 (recuperaron el total del 15% que antes se dirigía a la Anses), mientras el resto de provincias mostraron una caída real de alrededor de 8 puntos porcentual (Salta se encuentra en el último lugar, ocupando -8,7%), aunque destacando que las provincias recuperaron un 20% de dicha detracción este año.
Lo de Salta no es preocupante, porque la mayoría se encuentra en una baja promedio que oscila entre el -8,1% y el -8,7%. La excepción es que Buenos Aires tiene -6,7% en la variación real de las transferencias a provincias en 2016.

Recaudación propia

De acuerdo al trabajo del Iaraf, durante 2016 se observaron comportamientos muy heterogéneos en lo que refiere a recaudación impositiva propia en las provincias, ubicándose Formosa al fondo de la lista con una variación nominal interanual de 23%, en contraposición a Santa Fe, que incrementó sus ingresos tributarios propios en cerca de 45%. Le siguieron Neuquén, Córdoba, Río Negro y Catamarca, con subas de la recaudación propia del 41%, 39%, 38% y 37% respectivamente.
Pese a que todas las provincias presentan incrementos en términos nominales, en la mayoría de los casos, la recaudación propia no logra alcanzar el efecto de la inflación.
Cabe destacar que la pérdida de fuerza de la recaudación de impuestos por desaceleración de la actividad económica repercute en la coparticipación.
Durante el 2016 el Gobierno nacional buscó acuerdos con las provincias a través de negociaciones sobre muchos aspectos económicos de la relación entre niveles de gobierno que venían siendo postergados en anteriores administraciones, y entre los cuales figura prominentemente los arreglos que tienen que ver con el envío de fondos por diferentes conceptos.
En cualquier cuenta que se tome sobre el reparto de la recaudación tributaria, el gobierno central le gana por goleada a las provincias. El dato no es nuevo y viene de muchos años, aunque la relación estaba condicionada por distintas situaciones políticas.
Este gobierno intentó, desde sus comienzos, limar toda aspereza construyendo puentes de diálogo, dejando atrás los enfrentamientos. Todo avanzaba sobre rieles, hasta que el Gobierno decidió otorgarle $28.000 millones extras a la Provincia de Buenos Aires, provocando la airada reacción de algunos gobernadores.
El próximo capítulo está por escribirse.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora