"Me satisface haber sido, en el caso de Pueyrredón 106, el punto de coincidencia de dos voluntades generosas.
Cuando acaeció la muerte de "Pajarito'' Velarde, a muchos salteños, si no a todos, nos invadía la inquietud sobre la suerte o destino que tendrían en primer lugar su casa, ese nido que va de suyo era un símbolo, y ese pequeño museo formado en paciente acopio. Se esperaba que el Gobierno de la Provincia o alguna asociación salteña, de las que plausiblemente velan por la custodia y guarda de todo acervo espiritual, tomase a su cargo este precioso legado, evitando su desperdigamiento, lo que implicaba su desaparición.
Se habló mucho sobre esto y las buenas intenciones poblaban el ambiente, pero de ahí no pasaba. Y ya se preveía o preveíamos el triste fin. Y a la postre surgió el gesto. Y surgió, y me place remarcarlo, de una entidad salteña, representada en este caso en la encomiable visión de su titular, señor Roberto Romero. Y fue él quien me pidió que conversara con los familiares del amigo fallecido sobre los propósitos de Horizonte SA.
De dos voluntades generosas hablé al comienzo. Y fueron las del proponente, don Roberto Romero, y la de la familia Velarde. Porque cuando esta última quedó informada de los nobles fines que se perseguían con esta adquisición, ella también sumó su esfuerzo allanando detalles para lograr la concreción de este homenaje.
Un tango para el "Pajarito" En la noche de la inauguración del museo, Humberto Paterson interpretó al piano el tango "Pueyrredón 106", que compusiera en 1926, con letra del poeta Julio Díaz Villalba.
Y qué mejor homenaje a la memoria de Guillermo Velarde Mors de que este, su reducto, se conservase intacto y acaso, por las manos que lo receptaban, su promisorio avance.
No obstante, los pasos preliminares se ajustaron a toda la seriedad y garantía necesaria en las tasaciones y valoramientos, e intervinieron en aquellas, prestando su gentil y desinteresada colaboración de asesoramiento, los señores doctor Alberto Austerlitz, Ángel Romano, Armando Soler y César Perdiguero. Y cada uno determinó su justiprecio. Y fue en base a esas sugerencias responsables que se materializó el acto.
Y hoy Pueyrredón 106 recobra sus vivencias. Y seguirá ese rumbo lírico, antiguo remanso de bohemia, de trasnoche y vuelo alzado, prestando calor a toda inquietud sensible y demandando espiritualidad, acaso un poco nostálgico por la ausencia irremplazable de su inolvidable creador, "Pajarito'' Velarde Mors".

pajarito velarde.jpg
Los Cantores del Alba y la serenata a Latinoamérica.
Los Cantores del Alba y la serenata a Latinoamérica.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora