Los beneficios que ofrece el camino que conecta General Mosconi con la ciudad de Tartagal, de unos siete kilómetros y medio de extensión, se ven empañados por el accionar desaprensivo de gente inadaptada.
Ciclistas aficionados norteños, contaron a El Tribuno: "Lamentablemente vemos a diario como la ruta amanece sembrada con vidrios, producto de la rotura de botellas sobre la cinta asfáltica. Esto, indudablemente lo hacen a propósito para generar daño a los vehículos que circulan por la zona. Esto se suma a muchos hechos de inseguridad que se producen en ese tramo".
Vecinos de Mosconi señalaron que es un verdadero peligro transitar por allí, ya que en muchos casos "las patotas agreden a los varones y manosean o le gritan groserías a las mujeres". Apuntaron, además, que generalmente los agresores se movilizan en grupos de motocicletas y "su diversión es molestar a la gente".
La ruta Tartagal Mosconi es nueva, permite no solo acortar distancias entre ambas localidades, sino que en teoría ofrece circular con mayor seguridad al no haber presencia de transporte pesado. Por sus características: asfalto en perfecto estado, amplia calzada y una traza que se extiende por un entorno natural excepcional, esta ruta interurbana se ha convertido en los últimos tiempos en el lugar elegido por los norteños para realizar actividades aeróbicas, como ciclismo, caminatas, rollers, entre otras.
"Ante la inacción policial y la falta de medidas de prevención de la comuna local decidimos por nuestro propios medios, barrer los vidrios de la ruta para poder transitar. Usamos ramas y otros elementos que tenemos a mano. Pero solo se trata de un paliativo, es por eso que solicitamos a las autoridades que establezcan controles rigurosos en los accesos a esa ruta, al menos por la tarde cuando es más transitada", explicaron los deportistas.
"Hay que poner orden"
Juan Carlos "Cacho" Páez, ciclista de Mosconi, contó: "Es un lugar hermoso, pero la están empañando los inadaptados. "Primero comenzaron con las agresiones a los varones y luego con abusos hacia las mujeres. Generalmente se trata de grupitos de jóvenes que se movilizan de a tres o cuatro motos. Su diversión es agredir a la gente. Hay que tener en cuenta que el golpe que puede ocasionar la caída de una bicicleta o de patines, puede ser grave", contó el deportista norteño.
"Le pedimos al intendente Isidro Ruarte, que tome cartas en el asunto para que ponga un poco de orden en la zona, como autoridad y también como deportista, ya que fue un gran ciclista de Mosconi", concluyó Cacho Páez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Julio Carrizo
Julio Carrizo · Hace 6 meses

A poner manos a la obra entonces, la noticia está, ahora es el momento de que el intendente de turno cumpla su rol... Ya pasaron cosas graves y sería una negligencia si no se actúa debidamente... Creo que para eso se lo votó.


Se está leyendo ahora