La justicia hizo lugar a la apelación de la empresa YPF para mantener bajo confidencialidad las cláusulas con información de valor geológico, económico e industrial del contrato firmado con la estadounidense Chevron.
El titular de la petrolera Miguel Gallucio es un férreo defensor del secretado de Estado que a su criterio, debe guardar el contrato de YPF.
La jueza María Cristina Carrión de Lorenzo avaló la postura de la petrolera y ahora el caso volverá a la Cámara Nacional en lo Contencioso Administrativo, que en un primer momento había fallado a favor de la compañía.
Una semana atrás, la magistrada había ordenado a la empresa revelar todas las cláusulas del documento, ratificando así un fallo de la Corte Suprema que en noviembre hizo lugar a la demanda iniciada por el entonces senador socialista Rubén Giustiniani.
El senador había pedido en 2014 a la empresa una copia del acuerdo basándose en el derecho de acceso de información pública, pero tras la negativa de la compañía el legislador acudió directamente a la Corte Suprema, que le dio la razón.
El último escrito de apelación de YPF estuvo amparado en los mismos argumentos por los que en una primera instancia intentó convencer -sin éxito- a Carrión de Lorenzo para que revea la sentencia de la Corte y que ciertos datos se mantuvieran en reserva al considerarlos información estratégica.
En su reciente apelación, YPF había insistido con que la inversión de Chevron "cumple con todas las normas legales aplicables y en ningún caso se han utilizado sociedades constituidas en paraísos fiscales de acuerdo con lo dispuesto por la normativa de la República Argentina".
Sectores políticos recogen firmas contra el criterio de YPF.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora