Un grupo de seis personas, entre adolescentes y jóvenes, recuperaron su libertad en las últimas horas tras haber permanecido demorados, acusados de amenazar y causar daños sobre bienes de Nélida Saiquita, una profesora de quinto año del colegio secundario Islas Malvinas de Chicoana. Las detenciones se produjeron el sábado y durante la jornada de ayer los señalados declararon y la Justicia les impuso reglas de conducta y prohibición de acercamiento a la vivienda de la educadora.
Acerca a la denuncia que realizó la madre de una de las jóvenes sospechadas de amenazar a la docente, fuentes judiciales manifestaron: "No hubo irregularidades acerca de la detención de una chica que estaba en pijama. La causa no es nueva, sino que viene desde junio y se sigue investigando".
"Sucede que muchos chicos tienen malas notas, entonces habían decidido arrojar cascotes envueltos en papeles a modo de amenaza contra la profesora. En uno de los episodios le rompieron el auto, le pincharon la goma. En otro le pintaron la casa. Actualmente la docente está con custodia policial", dijeron las fuentes consultadas por este medio.
La causa está en manos de la jueza de Menores 2, Silvia Bustos Rallé. Ayer a los jóvenes se les impusieron medidas de conducta y de prohibición de acercamiento a la casa de la profesora. "Algunas de las alumnas demoradas conforman un grupo que se hace llamar "Las Pepas", quienes al parecer encargaban las acciones delictivas a chicos más grandes, de manera tal que estos pudieron ejecutar las amenazas y los daños. Uno de ellos, de 13 años, pasaba en bici y dañaba el auto", indicaron fuentes ligadas al caso.
El conflicto es de larga data, pero se agudizó tras los trimestrales de junio que tuvieron como resultado bajas calificaciones. "Hay dos jóvenes mayores de edad que no pueden culminar el secundario porque adeudan la materia y se sospecha que habrían estado detrás de las amenazas", aseguraron fuentes cercanas a El Tribuno.
Desde la institución educativa, uno de los directivos manifestó: "Somos muy cautos. Si la Justicia nos cita a declarar iremos, y eso también lo determinará el Ministerio de Educación".

Testimonio de una madre

Por su parte, Clara, la madre de una de las jóvenes demoradas y quien denunció que a su hija la arrestaron en pijama, en su casa, sin darle siquiera la oportunidad de cambiarse, manifestó: "Mi hija tiene 19 años y recuperó su libertad el sábado, al igual que una amiga de ella. Mi hija no sabe nada de este tema. No tiene noción de por qué la profesora la involucró. Dice que la Brigada sacó fotos de ella, de su Facebook y de otras compañeros y que en base a eso la involucraron. Ella sí se lleva la materia Contabilidad que dicta la profesora, pero va de mi casa al colegio y no anda en nada extraño. Ahora me dijeron que mi hija no tiene que acercarse a la profesora y yo estoy preocupada porque ¿cómo hará para consultarle sus dudas?", sostuvo.
En tanto, desde el Poder Judicial aclararon que la medida de prohibición de acercamiento es para el domicilio de la docente, no así para la cuestión áulica en la institución educativa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Alicia  Yañez
Alicia Yañez · Hace 5 días

ENRIQUITO,NUNCA TE TOCÓ UNA PROFESORA QUE CONSIDERABA SU MATERIA LA "ÚNICA IMPORTANTE?A MÍ SÍ. Y no tienes la más mínima idea de cómo te frustra.No se trata de mafias,sino de alumnos,desubicados por supuesto.Es la dirección del establecimiento la que debe" investigar"y acercar a alumnos y docente,sin respaldo a ninguna de las partes.Escucharlos y si no se soluciona el problema,dar intervención al MINISTERIO DE EDUCACIÓN.

jose antonio alvis
jose antonio alvis · Hace 5 días

las pepas jajaja que juventud papa..

Tira Rex
Tira Rex · Hace 5 días

hay mayores que estan cursandq nivel terciario y no pueden culminar el secundario por que esta profesora aunque te mates estudiando te vuelve a aplazar a la que tienen que cambiar del colegio es a la profesora

enrique alcala
enrique alcala · Hace 5 días

Estos alumno no son bebe de pecho son unos verdaderos delincuentes organizados como mafias, lo único que les falta es armas de fuego.

Se está leyendo ahora