La Corte de Justicia de Salta rechazó el pedido del propietario de un puesto callejero que vende hamburguesas en la zona céntrica, que demandaba que quedara sin efecto una sanción impuesta por la Municipalidad de Salta. Los jueces establecieron que el recurso de amparo no era la vía adecuada para tratar de levantar una clausura.
La Corte hizo lugar a la apelación de la intendencia contra el reclamo que el comerciante había planteado a través de un amparo. Las autoridades municipales habían decidido en octubre de 2011 clausurar el negocio por incumplimientos de las normas bromatológicas.
Los integrantes de la Corte de Justicia señalaron en el fallo que "no corresponde confundir el mantenimiento de una clausura como medida sancionatoria, como ha ocurrido en el caso, frente a la comprobación de una infracción, con el instituto de la caducidad o revocación del permiso ya otorgado".
También recordaron el criterio sentado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que ha expresado que la razón de ser del amparo "no es la de someter a la supervisión judicial el desempeño de los funcionarios y organismos administrativos, ni el contralor del acierto o error con que ellos cumplen las funciones que la ley les encomienda, sino la de proveer de un remedio contra la arbitrariedad de sus actos que pueden lesionar los derechos y garantías reconocidos por la Constitución Nacional".
En el fallo también se sostiene que la acción de amparo no es la vía adecuada, "en tanto la finalidad del remedio no es subrogar a la autoridad administrativa por la judicial, sino lograr una efectiva protección de derechos fundamentales, solo cuando son amenazados o lesionados en forma arbitraria y manifiesta y de modo directo, por actos u omisiones de la autoridad pública".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora