Más de cuatro años después de que el gobierno impulsó la expropiación de la ex Ciccone Calcográfica, la Justicia estimó que esa decisión política le costará al Estado por lo menos $ 300 millones, más el 6% de interés anual, por lo que la cifra total superará los $ 350 millones y amenaza con elevarse mucho más.
El fallo judicial derrumbó las promesas de que la expropiación de la imprenta le costaría 'ni un peso' a las arcas públicas, mientras buscaba contener el escándalo que afectaba al entonces vicepresidente Amado Boudou.
La decisión quedó en manos de la Sala D de la Cámara de Apelaciones en lo Comercial, integrada por Pablo Heredia y Gerardo Vasallo, quienes confirmaron así la decisión del juez de primera instancia Javier Cosentino e intimaron al Estado a depositar esos fondos 'dentro del plazo de 30 días hábiles a contar a partir de la notificación al Ministerio de Economía'.
El gobierno de Mauricio Macri, sin embargo, se resiste a liberar esa partida multimillonaria, por lo que los abogados de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) ya apelaron el fallo judicial con la esperanza de que la Corte Suprema de Justicia revierta la sentencia.
El objetivo de la AFIP es que la Justicia admita la compensación entre lo que en principio vale la empresa -unos $ 300 millones- y las deudas impositivas que la familia Ciccone acumuló durante años hasta superar los $ 275 millones.
Sin embargo, tanto el juez Cosentino como los camaristas consideran que admitir esa compensación conllevaría un trato inequitativo para todos los demás acreedores que aspiran a recuperar al menos parte de los millones que les adeudan los Ciccone.
Un duro fallo
En un duro fallo que emitió en octubre de 2013, el juez Cosentino concluyó que la ley de expropiación de la ex Ciccone Calcográfica violaba la Constitución, al igual que el 'convenio de avenimiento' que dispuso la Casa Rosada para compensar la eventual indemnización por la deuda tributaria.
No sólo eso. Cosentino también avanzó sobre algunos protagonistas del 'caso Ciccone'. Apartó al ex presidente y otrora representante legal de la imprenta Alejandro Vandenbroele y al interventor oficial de la firma, el entonces ministro de Economía Hernán Lorenzino, de las negociaciones que deberían llevar al cobro de esa indemnización.
A lo largo de aquel fallo, Cosentino le recordó además a la AFIP, que lideraba Ricardo Echegaray, que no podía pretender un beneficio extraordinario e ilegal tras las idas y venidas que mantuvo con la imprenta, a la que primero le negó un plan de pagos para luego, ya con Vandenbroele dentro de la compañía, otorgarle 'un amplio plan de facilidades de pago que en los hechos implicó dejar atrás el estado falencial para volver a la situación concursal original'.
Ahora, con la ex Ciccone ya declarada en quiebra y parte de sus activos bajo el control de la Casa de Moneda, los camaristas Heredia y Vasallo confirmaron los cuestionamientos a la ley de expropiación.
'Debe confirmarse la declaración de inconstitucionalidad', explicaron los camaristas, 'por no respetar el régimen constitucional que impone una indemnización ½en dinero en las expropiaciones', como también 'por ser violatoria del derecho de propiedad de los acreedores concursales'.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


luis lescano
luis lescano · Hace 1 mes

QUE H. DE P. PORQUE PERMITEN ESOOOOOOOOO??????????????

maria lopez
maria lopez · Hace 1 mes

Este plan se llamaba Boudeau vice sonrie


Se está leyendo ahora