El máximo tribunal provincial rehusó la apelación que presentó el partido que postulaba a José Cano, que aún le queda un recurso para intentar que se evalúen sus denuncias de fraude.
Tucumán pareció sellar ayer la suerte de unas elecciones provinciales que estuvieron marcadas por el escándalo: Juan Manzur juró como gobernador, mientras la Corte Suprema local rechazó la apelación que presentó el Acuerdo para el Bicentenario (ApB) para que el máximo tribunal del país se pronuncie sobre el pedido de invalidez que hizo sobre los comicios.
En un fallo que se conoció el viernes, los jueces René Goane, Antonio Estofán y Daniel Posse consideraron que el planteo del frente integrado por la UCR, el PRO y peronistas disidentes, entre otras fuerzas, evidenciaba "el carácter local de las cuestiones objeto de controversia, lo que en línea de principio inhabilita la vía extraordinaria federal", y que "las provincias se dan sus propias instituciones y se rigen por ellas, y establecen su régimen electoral, eligen sus gobernadores, sus legisladores y demás funcionarios".
No puede discutirse que la controversia propuesta a un nuevo examen revisor en la instancia federal gira sobre típicas cuestiones de hecho y prueba.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora