Tras una aprobación exprés en la cámara de Senadores, el proyecto de emergencia ocupacional fogoneado por la oposición, que contempla la prohibición de despidos por seis meses y la doble indemnización, avanza lentamente en el Congreso y hasta ayer ni siquiera había entrado en Diputados.
La demora causó que, ayer durante un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Legislación del Trabajo, diputados de la oposición criticaran duramente que la vicepresidenta Gabriela Michetti y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, aún no hayan girado a la Cámara baja el proyecto.
"Falta de voluntad política para debatir esta iniciativa", fueron algunas de las críticas que arreciaron sobre el oficialismo, que impuso su criterio de hacer un cronograma de audiencias con representantes de diferentes sectores, con lo cual consigue dilatar el tratamiento de la ley hasta el 18 de mayo por lo menos en el recinto de sesiones.
La postura del oficialismo
Desde Cambiemos rechazaron que haya una intencionalidad en la demora. El jefe del bloque de Diputados del PRO, Nicolás Massot, negó que se quiera dilatar el tratamiento de la ley y defendió que se realice un debate amplio de la medida, invitando también a los representantes del Poder Ejecutivo.
Massot ratificó "la firme convicción (del oficialismo) de tratar este tema con toda premura", pero advirtió que la iniciativa requiere debate y propuso "un pacto por el trabajo".
"Estamos proponiendo la misma metodología de la ley para el pago a los holdouts", resaltó Laspina, al recordar que en esa ocasión fue la oposición, encabezada por el kirchnerismo, la que solicitó enriquecer el debate con la visita de economistas y dirigentes del sector empresarial.
"Aquí no hay dilación, no hay demora. Hay discusión. No hay ningún plazo anormal que no haya ocurrido en el pasado", agregó Massot.
A pesar de los argumentos oficiales, la demora obedece a que el kirchnerismo y otros sectores de la centroizquierda pretendían sancionar el proyecto mañana en una sesión especial, la cual no podrá ser convocada si todavía no está el proyecto.
La estrategia de Cambiemos no es solo extender el debate por quince días sino realizar reformas al proyecto con el cual si logra aprobarlo en el recinto de sesiones deberá ser girado en revisión al Senado.
El presidente de la comisión de Presupuesto, Luciano Laspina, anunció que para hoy fueron invitados los titulares de las CGT Azopardo Hugo Moyano, CGT Alsina Antonio Calo, Azul de las CTA Pablo Micheli y Hugo Yansky, y la CGT Azul y Blanco, Luis Barrionuevo, para el martes las empresas pymes y para el miércoles el ministro de Trabajo Jorge Triaca.
Además informó que el jueves 12 se sacará los dictámenes de comisión y anticipó que desde Cambiemos impulsará reformas al proyecto votado en el Senado porque "nuestro objetivo es sacar la mejor ley, ampliarla y mejorarla".
La batalla política
La ley antidespidos fue cuestionada en varias oportunidades por el presidente Macri, quien hace dos días llegó a "invitar" al espacio de Sergio Massa, a que no acompañara la ley, a la que catalogó como "kirchnerista".
El pedido de Macri se basa en que el bloque massista, que cuenta con un número suficiente en Diputados para ayudar a aprobar o desaprobar la ley, tenía diferencias internas acerca de apoyarla o no.
Ayer, Massa pareció dejar saldada la discusión anunciando que votaría a favor de la ley, aunque desde su espacio, "intentarían mejorarla".
El líder del Frente Renovador se mostró crítico con el gobierno nacional, al afirmar que realiza un "enorme esfuerzo en hacer gestos a los empresarios" mientras que "siguen perdiendo los trabajadores y la clase media" y le pidió a Mauricio Macri que "no caiga en el kirchnerismo para chetos".
"El gobierno no se tiene que kirchnerizar. No tiene que caer en la trampa. Reaccionan con la lógica amigo-enemigo que tenía el gobierno anterior. No caigan en el kirchnerismo para chetos", dijo Massa, quien trató de diferenciarse del kirchnerismo, al recordar que seis meses atrás propuso "una iniciativa similar" a la que recibió media sanción en el Senado, y que fue tratado de "irresponsable" por los funcionarios de la anterior administración.
El tigrense agregó que "va a buscar consensos para tratar de mejorar" la iniciativa, "teniendo en cuenta que hay cuestiones de la ley que son indiscutibles, como el objetivo de cuidar a los que están trabajando".
El diputado también reveló que Macri llamó al exministro de Economía Roberto Lavagna -quien había cuestionado públicamente la ley antidespidos que consiguió media sanción en el Senado- para preguntarle cómo veía el proyecto y el exfuncionario "le planteó la importancia de obtener un marco de protección para las pymes".

Hay dos velocidades

El titular del justicialismo y diputado José Luis Gioja dijo: "Es bueno que hagamos reuniones, pero acá hay velocidades distintas cuando se trata de pagar a los fondos buitre y cuando se necesita proteger a los trabajadores". Y pidió un diálogo con Macri para que no exista el veto a la ley. "Nosotros creemos que esta media sanción del Senado es para paliar el problema del desempleo pero no es la mejor ley y lo que nosotros necesitamos es proteger el empleo", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora