Desde el nuevo Código Civil, ¿qué se consulta más en materia de familia?
La ley de fertilización asistida es uno de los temas de familia que más está consultando la gente en este último tiempo y con la cual en muchas ocasiones se dan contra la pared. Primero porque está la cuestión de si la obra social cubre o no el tratamiento y después porque hay dos puntos muy importantes en los que no se llega a un acuerdo ni con los particulares ni con los públicos. Uno es el artículo 8 que intenta establecer cuántos intentos de tratamiento cubre en realidad la obra social y el otro es sobre qué pasa con el donante de óvulos o esperma, sobre si corresponde o no una retribución económica debido a todo lo que debe someterse.
¿Porqué no hay acuerdo?
La reproducción mecánicamente asistida y los derechos sexuales de reproducción de la mujer ahora decimos que son derechos constitucionales porque están incorporados a los tratados internacionales. Esto hace que tengan más fuerza, pero hay puntos de la ley que generan confusión y son la razón de numerosos amparos.
El gran problema de la gente es que en un primer tratamiento muchas veces no se logra la fecundación, tampoco en el segundo ni el tercero, entonces las obras sociales dicen "no se cubre más", dado que el artículo 8 de la norma dice hasta tres intentos de alta complejidad, aunque no aclara si son anuales o definitivos. Hasta ahora en este punto la jurisprudencia se está interpretando a favor del beneficiario, es decir para que los tres intentos sean anuales y no definitivos, pero aún no está claro.
En el caso del donante, ¿cuál es el problema?
La donante de óvulos, por ejemplo, tiene que someterse a un tratamiento que incluye varios pasos: reposo, anestesia, medicación... Es decir, hay varias molestias y circunstancias que no le permiten llevar una vida normal y eso puede acarrear pérdidas económicas. Los amparistas por eso piden una compensación única para que la obra social cubra estas molestias causadas.
En esto los fallos provinciales y federales están divididos porque estamos hablando de actos voluntarios y, si la donación es un acto voluntario, no se puede lucrar con ello porque si no se hablaría de un acto de "comercio" de óvulos o esperma.
Es así que en general no se está haciendo lugar a esta compensación pero igual hay división, sobre todo a nivel federal o provincial. Sí está claro que la obra social debe cubrir los gastos de los estudios médicos a los que se somete el donante.
¿La ley necesita entonces una revisión?
Justamente ya en Salta se encuentra con media sanción un proyecto donde la Provincia trata de darle más prioridad a que las personas accedan a cuatro tratamientos anuales de baja complejidad y tres de alta. Eso traería un poco más de claridad porque si no son todos amparos y la gente no deja de darse contra la pared.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora