A medida que se analiza más la nueva ley de promoción de la ganadería de la provincia, en el sector productivo aparecen más puntos oscuros, sospechas, polémicas y controversias. Bajo la intención de "fomento", la norma establece un régimen de tasas que pone más presión fiscal a la cadena de la carne.
Según hizo notar el empresario Franco Brunetti, se generará "una caja chica de cien millones de pesos". Además, encendió luces rojas, ya que sostiene que podrá haber "decomisos encubiertos" cuando la autoridad de aplicación labre actas y disponga del traslado de vehículos con su carga. "¿Quién se hará responsable de los daños y perjuicios?", planteó Brunetti. "Es un claro cultivo para la corrupción. Existen motivos fundamentales para su veto", manifestó al analizar el articulado.
A fines de septiembre, el Senado aprobó el proyecto que había recibido media sanción hace un año en Diputados. Es inminente que el Gobierno provincial la promulgue, aunque la iniciativa arrastra insostenibles inconsistencias. Ya el secretario de Asuntos Agrarios de la Provincia, Flavio Aguilera, adelantó a la prensa que serán vetados dos artículos.
El Gobierno quería crear una sociedad anónima con puertas abiertas al Estado y a terceros para establecer los valores referenciales de los granos destinados a la transformación en carnes, leches, huevos y sus derivados en la región.
Por ese punto, productores hicieron notar su malestar y esto a los principales oídos del Grand Bourg . En la última muestra de la Sociedad Rural Salteña, a fines de agosto, hubo promesas de dar marcha atrás con ese punto.
Con la sociedad que se pretendía crear, advirtió Brunetti, estaban dadas las condiciones para que haya "hijos y entenados". Señaló que quienes estarían al frente podrían manejar el mercado.
Justamente, los senadores Luis D'' Andrea (Chicoana), Ana Guerra (Cafayate) y Berta Gerónimo (Cachi) se opusieron al nacimiento de tal sociedad como lo planteaba el artículo segundo del proyecto.
Con la recaudación del nuevo régimen de tasas, la Provincia iba dar créditos e incentivos "para la compra de vientres y reproductores, terneros y reproductores en remates ferias, líneas de fomento y financiamiento para la compra de granos de producción salteña con destino a engorde".
Es decir que el fomento estaba sustentado por la duplicación de la presión fiscal. Se establecía que un 80 por ciento de los fondos obtenidos eran para ese punto, de acuerdo al artículo 24 de la norma.
El secretario Aguilera, tras la catarata de críticas del sector productivo, también admitió a la prensa que ese aspecto será vetado. Brunetti dijo que en otros programas financieros para la ganadería aparecieron tendales de "cheques rechazados, sin que los funcionarios responsables den respuestas".
Uno de los puntos más polémicos está enmarcado en el artículo 37. En Salta solo tendrá validez el documento de tránsito animal (DTA), que se tramita en el Senasa, si es visado por la Secretaría de Asuntos Agrarios, como autoridad de aplicación.
Se establece una tasa retributiva única por la emisión y la visación del DTA, en todos los municipios. El monto resultará de multiplicar un valor cárnico referencial, que se actualizará cada seis meses, por la cantidad de cabezas, aunque en los cuadros de escalas también se habla de peso del animal. "Se le quita un recurso económico al productor y se duplica el costo del DTA ya emitido por el Senasa. Habrá un criterio de control sanitario bicéfalo entre Nación y Provincia", apuntó Brunetti. La norma pone en funciones el Servicio Integrado de Inspección Higiénico-
Sanitaria que apunta a controlar las condiciones de los mataderos, frigoríficos y carnicerías, de los procesos en esos establecimientos, controlar la hacienda, el desarrollo de la faena, entre otros puntos. También se habilita a "labrar actas de constatación de diferencias o irregularidades y, de ser necesario trasladar el vehículo de carga a una cámara frigorífica habilitada para realizar el romaneo de los productos cárnicos transportados".
"Cuando hablan de esto puede ser un hecho de decomiso encubierto ¿Quién meritúa y valora el motivo?", se alarmó Brunetti.
En el Senasa, según indicaron fuentes, también genera ruido este avance de la Provincia sobre competencias de control de sanidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan jose
juan jose · Hace 1 mes

Se alarmó? y cuando se cansa de echar y deberles sueldos a los empleados en negro?


Se está leyendo ahora