Aunque pasó el temblor siguen las consecuencias. En El Galpón son varias las familias que tienen que vivir acampando a la espera de una nueva vivienda. Además del dolor de perder todo, ahora llega la época de lluvias que parece bastante anticipada y los vecinos miran con preocupación el panorama. Es que las últimas precipitaciones complicaron aún más la situación de varias familias que viven literalmente en carpas, porque perdieron sus viviendas durante el fuerte sismo ocurrido el sábado 17 pasado.
Temen tener que afrontar futuras tormentas en esas situaciones y esperan que pronto comiencen las obras que se les prometieron.
Las autoridades han relevado 373 inmuebles, de los cuales 130 tienen daños de distinta consideración. Además 25 tienen daños totales.
"Desde el tercer día de ocurrido el sismo estamos viviendo en carpas con mi mamá y mis hermanas, porque se cayó la casona grande en la que habitábamos", dijo Carla Micaela López Ortíz, de 21 años, quien vive en el barrio centro.
"Perdimos casi todo. Pudimos salvar muebles y otras cosas. Solamente nos hicieron una casilla de 2x2 metros que no tiene el espacio suficiente y por eso estamos acá", destacó.
"En El Galpón, la mayoría éramos pobres antes del temblor y lo seguimos siendo ahora. Esta situación es muy delicada, hay muchas familias viviendo en carpa y otras que continúan evacuadas en el complejo", dijo
Francisco Giménez, quien integra el grupo galponense de ayuda a los damnificados denominado "Rejuntao Solidario".
"Nosotros seguimos removiendo escombros, pero es necesario que comiencen a construir las viviendas lo antes posible, porque con las casillas que están instalando no es suficiente. El Galpón necesita respuestas urgentes porque esto fue una catástrofe", destacó.
Aclaró que el grupo "Rejuntao Solidario", que tiene más de 50 integrantes, no pertenece a ningún partido político y que solamente los moviliza la solidaridad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia