Una historia triste terminó con un final feliz. Así lo describió anoche Abraham Yapura, padre de Elmer, el jardinerito que fue raptado desde el domicilio de la abuela paterna durante un día de visita.
La triste historia comenzó a escribirse el viernes 19, cuando Abraham llevó a su hijo para un contacto social con su abuela materna.
Todo esto en virtud que la madre biológica del niño sufre las consecuencias de años de adicciones a las drogas.
La mujer, que en el mes de febrero tuvo un brote psicótico, al parecer había arrojado en esa oportunidad por la ventana a otro de sus hijos, a quien previamente le había propinado una feroz paliza, que incluyó puntapiés.
La violencia ejercida enardeció al vecindario de Primera Junta que reaccionó quitándole el niño, un bebé de 1,7 meses y entregando a la mujer a la fuerza pública.
Sin embargo, pese a la grave imputación, la mujer siguió en libertad y el 19 de marzo pasado se llevó a su otro hijo cuando el mismo se hallaba de visita en la casa de su abuela materna.
El padre de la criatura, Abraham Yapura, comenzó desde ese momento en una inacabable búsqueda de su pequeño en todos los lugares donde su exmujer solía frecuentar.
Realizó denuncias penales en contra de la mujer pero finalmente, ante la ausencia de resultados, se dirigió a los medios periodísticos de la provincia.
"Hoy estoy mucho más feliz que lo que puedo expresar -dijo-, a las 22 me van a devolver aquí en la Brigada de Investigaciones de Orán a Elmer y todo gracias a El Tribuno, porque hoy -por ayer- contó mi exesposa que se vio en el diario y tuvo miedo y espontáneamente decidió entregar a Elmer". Habló con personal de la Brigada y pactaron la entrega del chico que está feliz y sanito.
Ahora le están haciendo los últimos estudios y ya nos vamos para Salta, porque Elmer tiene clases el lunes", finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora