Hasta el momento solo los obispos o el mismo Papa podían autorizar la absolución del pecado del aborto. En los últimos días Francisco extendió esta libertad a todos los sacerdotes más allá del Año de la Misericordia. El arzobispo de Salta, Mario Cargnello, habló sobre este tema y defendió la postura de la Iglesia de no confundir esta absolución con la posibilidad de estar abierta a la legalización del aborto.
¿Cómo tomaron en Salta la noticia de que el Papa permite a los sacerdotes perdonar el aborto?
Para nosotros no es novedad, este tema de la facultad otorgada a los sacerdotes para levantar la excomunión y absolver el pecado de aborto la tienen nuestros sacerdotes prácticamente desde los comienzos, por el hecho de que nosotros estamos muy marcados por una espiritualidad de santuario y eso ha demostrado que era necesario abrir el camino por esta línea. En el Año de la Misericordia, me parece un fruto lógico permitirle a la persona que sufre una fuerte culpa, un gran dolor después del aborto y se acerca al sacramento, que encuentre la puerta abierta de la misericordia expresada en la actitud y en la posibilidad de ser absuelta por el sacerdote delante de quien se confiesa. Es casi como el fruto maduro del Año de la Misericordia, que ahora lo extiende como norma universal.
Eso responde al camino en que la Iglesia viene transitando durante los últimos papados, que se han acercado a la gente. Los pecados excomulgables tienen una función docente... cuando hay algo grave, con consecuencias humanamente negativas, la Iglesia recurre a la medida de una excomunión para llamar a la conciencia y advertir la gravedad de la acción. Respecto al aborto, el tiempo te va indicando que no se puede negar la gravedad, pero al ponerte del lado del penitente advertís que la conciencia y la culpa son tan fuertes que necesita del sostén de la misericordia y que cuando es bien ofrecida, ayuda a la persona a mirar con esperanza, evitar caer de nuevo en el pecado.
¿El papa Francisco qué significa en ese camino de acercamiento de la Iglesia a la sociedad?
El pontificado del Papa aparece como un verdadero regalo de Dios, como una manifestación por su estilo de llegar, por lo que ha generado en el vínculo con la gente, al mostrar el rostro misericordioso del Padre. Estos gestos están en esa línea. Pero no nos quedemos solo en lo dispuesto sobre el aborto; el Papa pide a los sacerdotes que seamos ministros de la misericordia, testigos de la misericordia y pone las características de un buen sacerdote.
Hubo algunas críticas a las medidas del Papa, algunos dicen que no se trata de una conversión profunda de la Iglesia sino que se trata de un aspecto populista o político...
El Papa es un hombre creyente, que reza. Un hijo digno de San Ignacio que ha vivido intensamente el camino de la meditación ignaciana, que contempla a Cristo: la pasión y muerte y la resurrección. Y la contemplación de Jesús te lleva a descubrir las exigencias del misterio de la encarnación. Y Jesús se prolonga en los más pobres, eso lo tiene incorporado profundamente el Papa.
Entonces, un hombre que reza y contempla al Señor va descubriendo la verdad y la transmite y eso es lo que hace el Papa. E invita a la Iglesia a descubrir que hay en la humanidad un mundo que se va haciendo cada vez más inequitativo porque pocos tienen demasiado, la inmensa mayoría tiene muy poco y hay otra gran mayoría que no tiene nada, que está excluida; y el sistema económico, al ser un sistema que se basa en el conocer, excluye al que no conoce... entonces clama a los dirigentes de la humanidad a que piensen un modo de vivir que no excluya sino que incluya. Eso no es ser populista ni político, es ser fiel al Evangelio, y el Papa trabaja en ese sentido. Si lo miramos así, no es que sea político. Ahora que los políticos usen eso para lo que les interesa, sobre todo aquí en la Argentina, sabe Dios... Pero si uno lee al Papa es cuestión de fidelidad al Evangelio.
¿Cree que los políticos en Argentina lo usan al Papa?
No tengas la menor duda, lo ha dicho él. Si alguien necesita usar al Papa para ser político, por supuesto que no va a contar con mi apoyo ni reconocimiento jamás. El que es político que lo sea, porque tiene vocación política, así no necesita ponerse bajo el ala del Papa... me tiene que demostrar lo que él es para ver si está a la altura de la vocación que dice tener. Cada uno tiene que ser responsable del lugar en que Dios lo ha puesto. Yo puedo citar al Papa porque es una propuesta que llama a un cambio de vida, no una propuesta que me conviene a mí para que vos me votés porque eso sería una cosa interesada, injusta.
¿Quiénes lo hacen?
Que deduzca el lector.
¿Piensa que esto abre un nuevo panorama en lo que sería un debate por la legalización del aborto?
No. No. (Silencio) Mirá, si fuéramos coherentes tendríamos que tomar lo que el Papa dice "es un pecado grave". ¿Quién toma eso?... La Iglesia se acerca porque sabe que es una cosa grave, que hiere a la persona que lo comete y por lo tanto tenemos que ayudar. No es para justificar. No entenderíamos la misericordia si la uso para decir: "Total, como Dios es misericordioso, sigo haciendo macanas". No, eso no es así. La misericordia se entiende cuando uno ha cometido una falta y dice "Señor, perdóname para no volver a cometerla''. Eso es ponerse bajo la sombra de la misericordia.
Algunos informes aseguran que hay casi una muerte por día por prácticas de abortos ilegales y lo consideran un acto más de femicidio por parte del Estado al no garantizar un aborto seguro a la mujer que tiene decidido hacerlo. ¿Usted que piensa de eso?
Pero hay que ver el panorama completo... ¿y los chicos que mueren? A veces la pobre mamá toma la decisión presionada por otra gente que tendría que ayudarla a que no caiga en ese rol terrible que le cuesta la vida.
Pero también es otra vida que se pierde...
Pero la de este chico que está en la panza de la mamá... no tiene la culpa. A veces el tema de la muerte es porque hizo un aborto mal hecho, entonces lo que hay que hacer es ayudarla a que no lo haga, acompañarla a tomar una decisión más madura. No justificar diciendo "hacé lo que quieras, total después el Estado te cubre". Lo veamos de un modo completo, no seamos injustos en particularizar solo de una perspectiva y no desde el todo.
Otra postura dice que si se legaliza el aborto no va haber ni más ni menos abortos, sino que los que hayan serán seguros...
Eso no es verdad. Lo que pasa es que los movimientos, cuando están marcados por las ideologías, no sé hasta dónde son respetuosos de la verdad de las estadísticas... hay que estudiarlo bien. Muchas veces se han inflado números para justificar. Y aquí de lo que se trata es de salvar las vidas, no de poner en una disyuntiva o uno u otro. Que se salven una y otro: la madre y el niño. Tenemos que apuntar a que vivan los dos. Porque si ponés en la disyuntiva, con ese criterio, el día de mañana lo extendés a todo y quién tiene seguridad de vivir si entrás en el "o esto o aquello". Cuando las perspectivas se ven desde unas ideologías que son sesgadas no nos llevan a las soluciones, nos llevan a soluciones parciales que generan la reacción contraria en el grupo afectado. Hay que mirarlo todo, en este caso la Iglesia lo que propone es buscar soluciones que traten de salvar a la mamá y al chico.
El Gobierno dice que no está en la agenda tratar la legalización del aborto, ¿tiene que ver con que vivimos en una sociedad identificada con la religión católica?
No lo sé, pero es un camino que indica respeto por la vida. Pero que tiene que ser planteada tratando de salvar la vida de la mujer y la vida del niño.
Si llega al Congreso, ¿qué piensa que puede pasar?
No lo sé.
¿Esta medida del Papa puede abrir nuevos caminos para un mayor acercamiento a la sociedad y a las minorías?
El acercamiento de la Iglesia es con las personas. Yo no tengo problema de acercarme a ninguno, no me planteo si me tengo que relacionar con tal grupo o tal otro, a mí me interesa como ser humano. Es un ser humano, vale porque es persona. Para la Iglesia esa es la norma de vida porque es el estilo de Jesús: incluir a todos y tratar a cada uno como único. No siempre lo logramos, pero la base fundamental es esa.
Para las personas casadas y vueltas a casar, ¿habrá otras medidas?
Lo que está, está. Lo único, que se han acelerado son los procesos de nulidad que hay que estudiar bien. Lo que pasa es que no damos abasto, a veces demora un poco. Pero se trata de ser comprensivos, investigar, y según eso se camina al lado de esa persona.
¿Qué piensa del gobernador que se volvió a casar?
No emito juicio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora