En 2015 Perú volvió a ser elegido, como hace cuatro años, "El mejor destino culinario del mundo", gracias a una cocina que desde hace un tiempo está dando qué hablar. Por cuarto año consecutivo el país lidera los World Travel Awards, reconocimiento que se suma al nombramiento como Mejor Destino Culinario de Sudamérica en la versión regional de los World Travel Awards.
En esta contienda, Perú se impuso ante las renombradas cocinas de Francia, Italia, China, España, Malasia, México, Tailandia, China, Estados Unidos, India y Japón. "Es un reconocimiento para todos los peruanos", señaló la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Magaly Silva Velarde-Álvarez, quien señaló que la promoción de la cocina peruana es constante desde hace una década.
Hace unos meses varios restaurantes peruanos han sido incluidos en la lista de los 50 Mejores Restaurantes de América Latina 2015, siendo el Central del chef y embajador de la Marca Perú, Virgilio Martínez, quien ocupó el primer lugar en dicha lista, la cual estuvo integrada también por el "Astrid & Gastón", fundado por Gastón Acurio, y el "Maido" de Mitsuharu Tsumura.
Gastón Acurio actualmente es consierado entre los grandes chefs del mundo. A fines de los 90 y comenzado el nuevo milenio, este chef se dedicó primero a la comida europea en su restaurante Astrid y Gastón. Luego, apuntó sus cucharas y cuchillos a la comida peruana. Otra figura de gran envergadura en el reconocimiento de la cocina por parte de los mismos peruanos es sin dudas Teresa Izquierdo, limeña de origen afroperuano, de barrio obrero, fundadora del restaurante El Rincón Que No Conoces. Era poseedora de una personalidad tan especial como su cocina: picante y generosa, rebelde y sonriente. La señora Teresa empezó cocinando en casas de familia, en los años 50. Algunas eran familias de mucho dinero y su sazón la hizo conocida.
Mezcla para la cocina
Y ¿qué es lo que sorprende de la cocina peruana para que sea desde hace una década la que marca a la cocina mundial? Se trata de algo que los salteños tenemos: el mestizaje.

Para comprende mejor de qué estamos hablando, señalemos que la comida peruana contiene en su carta culinaria una variedad cultural que deviene de su evolución cultural en el continente. Además de más de siete idiomas entre sus influencias, el país se puede dividir en 8 regiones naturales de donde traer ingredientes, muchos desconocidos para otras cocinas. Por ejemplo, de las 5.000 variedades de papa que se cultiva n el mundo, el Perú tiene 3.000.
Recordemos que allí estaba la capital del Virreinato y lo que consumía el virrey y su cohorte, que era lo mismo que comía el Rey de España y los suyos.
Otra razón es la influencia de la culinaria Inca, cuya capital también se encontraba allí, en Cuzco. Más de todo, recordemos que la economía inca se basaba en la agricultura. Sus cultivos principales eran las papas y el maíz. Cultivaban también porotos, zapallos, ulluco (tubérculo), calabazas, quinoa (de granitos parecidos al parecidos al arroz y considerada la reserva alimenticia del siglo XXI), maníes, guayabas, y algodón. Como fertilizantes usaban la bosta de vicuñas y llamas. De las vicuñas se aprovechaba la lana y después de esquilarlas eran dejadas en libertad; del guanaco se consumía la carne. Los pueblos de la costa consumían pescado y mariscos.
Pero la cocina actual tiene influencia de africanos, chinos, japoneses, que mezclan productos y sabores que dan como resultado lo que es la comida peruana actual. Estas culturas se distribuyeron en diferentes partes del territorio, en donde esa mezcla se hacía con el producto que la geografía otorga, ya sea la costa, la sierra o la selva.
cocineros.jpg

El "Lomo salteado"
Una comida peruana tradicional y fácil Para hacer un "lomo salteado peruano" se necesitan: unas cuatro papas medianas, aceite, solomillo cortado en rebanadas finas, cebolla roja en rebanadas, tomates en rodajas, salsa de soja y vinagre de vino, cebollín en trozos pequeños y arroz.
Cortamos la papa en bastones y la freímos en aceite. Luego salteamos la carne. Calentamos una cucharada de aceite a fuego medio-alto en la misma sartén. Trabajemos por lotes, usando cucharadas de aceite por vez. Retiramos la carne pero la mantenemos caliente. Agregamos la cebolla, los tomates, la salsa de soja, el vinagre, la sal y la pimienta. Servimos la mezcla en una bandeja y la cubrimos con las papas cocidas. Al servirla, lo hacemos con arroz, decorado con cebollines.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora