Solo una decisión de Recursos Hídricos de la Provincia puede ayudar a resolver el problema de las inundaciones en La Merced, localidad que en los últimos años se convirtió en receptora del caudal proveniente de Rosario de Lerma.
Uno de los principales factores que favorecen los anegamientos en la zona es la falta de una política de control sobre lo que en cada campo se hace con los excedentes de agua, ya que todos confluyen en rutas y caminos del departamento Cerrillos.
Con las últimas precipitaciones de consideración registradas en La Merced, el sector urbano y las rutas sufrieron serias consecuencias a causa de los anegamientos provocados por el torrente que viene de las zonas altas del Valle de Lerma.
Los sectores más afectados se encuentran a lo largo de la ruta nacional 68, entre Cerrillos y La Merced, a la altura de las fincas El Colegio y El Algarrobal; y entre La Merced y El Carril en el tramo entre La Mercantil y Las Pirquitas.
Caminos rurales
Los caminos rurales también sufren las correntadas. Uno de los más afectados es el camino a la finca Berruezo, que se extiende desde el Camino de los Vallistos (Cerrillos) hasta el ejido urbano de La Merced, donde adquiere el nombre de calle San Martín.
Después de cada lluvia se convierte en un verdadero río que arrastra toneladas de sedimento que se depositan luego en las calles del pueblo.
Son miles de pesos los que cada temporada gasta infructuosamente la Municipalidad local para poner en condiciones la traza y evitar que la gente del lugar quede aislada.
Pero con cada lluvia todo ese esfuerzo se diluye, ya que el agua configura profundos zanjones que obstaculizan el paso hasta de los vehículos todo terreno.
Si bien los caminos rurales y vecinales se encuentran fuera de su jurisdicción, la presencia de Vialidad de la Provincia en la zona se torna imprescindible, ya que solo la maquinaria de ese organismo puede devolverles transitabilidad después de cada tormenta.
Un trabajo conjunto y coordinado entre Municipalidad, Vialidad de la Nación y la Provincia y una firme decisión de Recursos Hídricos puede resolver una problemática que se profundiza año a año.
En el norte
Al igual que la ruta nacional 68, la 34, en pleno norte salteño, se anega de manera constante cada vez que llueve. El tramo más afectado se encuentra a la altura del ingreso a la ciudad de Embarcación, en el departamento San Martín.
Sin ir más lejos, ayer Gendarmería Nacional dispuso el corte del tránsito en esa vía a alrededor de las 7 por precaución.
Las aguas, que bajan del barrio La Loma, anegan completamente la ruta y el tránsito es imposible. Hasta el momento las soluciones no llegan.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia