El economista Daniel Artana, de FIEL, sostuvo que la información disponible de las primeras semanas del año sugiere que la economía transita una recesión moderada con alta inflación.
Recomendó, por otra parte, "evitar el endeudamiento externo para financiar sobreempleo público, un sistema previsional quebrado o la expansión de sectores privados ultraprotegidos".
En tanto el índice de producción industrial (IPI) de FIEL mostró una contracción en enero de alrededor de medio punto respecto de enero de 2015 y del nivel de diciembre ajustado por estacionalidad.
Así, el adelantamiento al segundo semestre del año pasado de algunas compras de bienes durables y la reducción temporaria de salarios y jubilaciones, medido en moneda constante, ayudan a explicar la caída en la confianza del consumidor. Esta situación se refleja en el consumo privado de los primeros meses del año.
Para Artana, "la aceleración observada en la tasa de inflación era predecible".
"Una depreciación del tipo de cambio entre 55% y 60% y los aumentos en las tarifas de la energía eléctrica necesariamente debían reflejarse en el índice de costo de vida, más si se lo compara con la inflación reprimida de finales de 2015", añadió.
También señaló que "en verdad, el traslado a precios de la devaluación 2015/2016 fue muy inferior a lo observado a finales de 2013 y comienzos de 2014".
A tres meses de la primera ronda de depreciación, se acumulaba en aquel entonces y hoy una inflación similar (del orden del 11 al 12%), mientras que la devaluación actual fue más del doble de la registrada en aquella oportunidad.
"Eso es el reflejo de una política monetaria y fiscal más prudente comparada con la fuerte expansión de hace dos años atrás, que permitía augurar un traspaso completo a precios en pocos meses, como de hecho ocurrió", dijo.
También consideró que "luego de un exitoso planteo por parte del Gobierno nacional, que primero logró dividir a los acreedores y luego conseguir el apoyo del mediador y del juez para la propuesta argentina, es inminente el arreglo del conflicto con los fondos buitre".
Sica evaluó que el arreglo "abrirá las puertas para el financiamiento del déficit fiscal y para la salida gradual propuesta por el Gobierno".
"La colocación de deuda interna y externa, incluyendo los pagos asociados a la salida del default, serían US$ 35.000 millones. La mayoría sería emitida en el exterior, dado el tamaño reducido del mercado local.

El sector automotor, golpeado

La venta de electrodomésticos también se resintió. Los principales sectores de la economía despedirán 2016 con resultados significativamente dispares: las caídas serán protagonizadas por la venta de electrodomésticos con el 5,3 % y la producción automotriz, con el 3,9, en tanto que habrá recuperaciones en el sector minero y en el de agroquímicos.
Según un informe de la consultora Abeceb, además, tanto la producción de petróleo y de gas caerán el 1,5; el textil bajará el 1,2 % y la siderurgia tendrá una contracción del 1%.
No obstante, y a pesar de que el resultado será negativo, en varios casos la performance será menos adversa que la de 2015, cuando el sector automotor tuvo un descenso del 11,5; la siderurgia retrocedió el 8,4 y el textil se contrajo el 6,9%.
En otros casos se verá una clara recuperación si se compara con un ejercicio anterior que fue negativo: es el caso de las exportaciones mineras, que clausuraron 2015 con una baja del 3,9 y que este año crecerían el 4,4, y los agroquímicos, que de una merma del 4% estiman ahora un alza del 5,1.
El consumo marcará así un magro desempeño.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora