*

La muerte de un niño golpea a una misión wichi
Una noticia triste que ya no sorprende, pero lastima, se viralizó ayer por las redes sociales y llegó a la redacción de El Tribuno. Otra vez la pobreza, la falta de alimentos y de recursos para movilizarse y comunicarse en el ardiente norte interior de Salta, se cobró la vida de un niño wichi de apenas un año, del paraje La Emboscada, ubicado en Hickman, departamento San Martín.
La mala nueva llegó a través de un mensaje que publicó en las redes el médico Rodolfo Franco, recibido en la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), quien aparentemente desempeña su profesión en Misión Chaqueña, también situada en el extenso departamento San Martín, a 45 kilómetros de Embarcación.
Rodolfo contó que hasta el centro de Salud de esta localidad, el viernes por la tarde llegó en moto, desde La Emboscada, una mamá con su bebé de un año muerto "por deshidratación y desnutrición por diarrea". En su breve relato, el médico cuenta que lloró de tristeza con la desesperada mamá del niño fallecido.
El mensaje textual de Rodolfo Franco, dice así: "Hoy es un día festivo en Misión Chaqueña. Los jóvenes tienen una fiesta de egresados con una cantante de cumbia en vivo venida desde Jujuy. A las siete me traen un changuito de La Emboscada, un paraje que queda en el monte por un camino de veinticinco kilómetros de barro y pozos. Vienen en moto y traen a su bebé de un año muertito por deshidratación y desnutrición por diarrea. Ellos viven en un paraje a veinticinco kilómetros de Misión Chaqueña y otros veinticinco kilómetros de Hickman, donde saben que no vive médico alguno, por eso vinieron acá a buscar ayuda, aunque La Emboscada corresponde a Hickman. El bebé está finadito. Lloro con su mamá...".

Las voces oficiales
Al ser consultada sobre el caso, la secretaria de Nutrición de la Provincia, Gladys Pernas, dijo ayer: "Estamos trabajando con esos datos que llegaron pero no puedo informar nada porque no tenemos datos fidedignos sobre el caso".
Más tarde, el ministro de Salud, Roque Mascarello, le confirmó a El Tribuno la muerte del niño, pero aclaró que "no murió por desnutrición".
El ministro dijo que el niño de un año fallecido vivía con su familia "treinta kilómetros adentro del paraje La Emboscada, en pleno monte. El niño llegó muerto a Misión Chaqueña por diarrea y deshidratación, me lo confirmó el gerente del hospital. Pero no murió por desnutrición. El chiquito se murió por diarrea cuando lo llevaron al hospital".
Agregó que "la criatura hizo diarrea y vómito, y llegó muerto a Misión Chaqueña", y aseguró que "el chico no tenía bajo peso porque no estaba en ningún programa de riesgo nutricional".
Confirmó además que su apellido era Cobos y que tenía menos de un año de edad.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...